Aseguran los vecinos de Umán que la inseguridad va en aumento

Por Fernando A. Toledo y Rivadeneyra

A pesar de lo que afirma el alcalde Gaspar Ventura Polanco, la inseguridad en Umán es cada día peor. Quizá “Venturita” vuelva a quejarse que está opinión parte desde el deseo que a él como alcalde le vaya mal y que no hay una propuesta, solo una queja. Podrá decir Gaspar lo que quiera, pero seguir utilizando esa falacia argumentativa para patear la lata, una vez más, no resolverá del problema que padece la ciudadanía.

Grabar un vídeo, desde la comodidad de una oficina, para decir que ahora la policía sí está haciendo su trabajo no es congruente con la realidad que viven los pobladores de Umán. Endilgarles a los vecinos, mediante un silbato, la primera línea de actuación para que ellos intervengan ante hechos como agresiones, robos, asaltos y peleas entre pandillas cuando el mismo cuerpo policiaco municipal es incompetente y hasta corrupto en todos los sentidos no sólo es una irresponsabilidad sino hasta criminal.

El discurso manido y equivocado de “la seguridad también es responsabilidad de la ciudadanía” es sólo una manera de las autoridades para evadir su responsabilidad. La Ley es muy clara al respecto: la seguridad ciudadana es responsabilidad de las autoridades. Por eso “Venturita” es el jefe de la fuerza pública en el municipio de Umán y el comportamiento, la actuación y los resultados son exclusivamente responsabilidad de él. Por eso el uso de la fuerza pública es exclusivo del Estado.
Hoy, vecinos de la Col. San Felipe II, de Umán, presentan una queja producto del hartazgo que les causa vivir en un lugar inseguro gracias a la impunidad que la misma policía municipal, debido a su inacción, les otorga a los malandrines. Ahí tiene “Venturita”: estos ciudadanos ya hicieron su trabajo manifestando una seria deficiencia. ¿Qué quiere Gaspar que ellos hagan ahora? ¿Qué los vecinos salgan a la calle, arriesgando su físico y/o su vida, a llamar a la policía mediante un silbato? ¿Para qué, si los mismos vecinos dicen que la policía ni acude a esos llamados?

Quizá “Venturita” alegue que estos temas los politizamos. Por mí puede argumentar lo que le venga en gana, allá él y sus palabras públicas. Pero es innegable que, tal y como sucedió con el caso del incendio del basurero, es la misma población de Umán la que se expresa en las redes y en los medios de comunicación que hablan libremente porque no están, ni quieren estar, en la nómina municipal.
Es cuánto.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.