“Venturita” y el arte de caminar sobre campo minado

Por Fernando A. Toledo y Rivadeneyra

A Gaspar Ventura lo podemos acusar de todo, menos de ignorante. Pero quiero aclarar que cuando me refiero a que no es un ignorante lo que quiero decir es que sabía muy bien, desde la campaña electoral, que Freddy Ruz le estaba endilgando un municipio minado. Y Gaspar se lo compro. Igualmente “Venturita” sabía que tenía que caminar ese campo lleno de bombas llevando a Freddy sobre sus espaldas, porque tal parece que el trato es que sea el exalcalde el que llegue a salvo a la zona segura y no Ventura.
Hoy al nuevo alcalde umanense los problemas causados por Guzmán Ruz le explotan por todos lados y, hasta ahora, no ha podido resolver ninguno.
Todavía ayer, en mi editorial publicado al mediodía, decía yo que el problema de los fraccionamientos abandonados y sin municipalizar es una bomba de tiempo muy fácil de desactivar, pero cortar el cable rojo para evitar que detone significa que Ventura se vería obligado a presentar a Freddy ante la justicia. Mis comentarios de advertencia se publicaron al mediodía y por la noche un nutrido grupo de vecinos de los Fracc. Piedra de Agua e Itzincab se manifestaron cerrando calles, los inconformes exigen, con justa razón, que reparen las calles de esos fraccionamientos pues ya hay más baches que pavimento.

¿Qué explicación les va a dar Ventura a esos vecinos? ¿Cómo les va a decir que el ayuntamiento está legalmente impedido a realizar obras en esos lugares porque Ruz Guzmán, por conveniencia propia, nunca municipalizó esos fraccionamientos? Tiempo tuvo Freddy, porque seis años es tiempo más que suficiente para llevar al cabo todos esos procesos legales.
Y el caso de Piedra de Agua es muy interesante, porque hay varios ilícitos cometidos por Freddy que le impiden a Ventura realizar los tramites para que ese fraccionamiento sea responsabilidad legal del ayuntamiento. De entrada, saldrían a la luz todos esos terrenos que, por Ley, fueron donados al municipio por la empresa constructora y que Freddy repartió entre sus familiares. Y para no ir muy lejos, uno de los lotes que Ruz y sus regidores se apropiaron es el predio 771-A, de la calle 33-B del Facc. Piedra de Agua, uno de los dos que según Ventura iba a echar para atrás esas “donaciones” por ilegales. Ese terreno donado ilegalmente por Ruz estaba destinado para ser un área verde.

Ventura les estaría mintiendo a esos vecinos si les promete que el ayuntamiento va a realizar inversión pública para reparar calles y equipamiento urbano, y estaría infringiendo la Ley si realiza esas inversiones. Ventura no puede ordenar que se tape un solo bache sin evadir un procedimiento penal. El dilema es que los habitantes de esos dos fraccionamientos tienen razón: durante seis años Freddy Ruz pateo la lata y prefirió escamotear terrenos que iniciar un proceso para regularizar legalmente esos asentamientos urbanos, ahora Ventura prefiere proteger a Freddy y los vecinos de Paseos de Itzincab y Piedra de Agua continúan en la indefensión total y sin que se les diga la verdad.
“Venturita” debe organizar sus prioridades: por un lado, debe decidir si continua solapando a Freddy Ruz en detrimento de la ciudadanía o decide hacer las cosas conforme a derecho y solucionar los problemas que aquejan los habitantes de esos fraccionamientos, aunque eso signifique presentar ante un juez al anterior alcalde.
El tiempo se le acaba a “Venturita”, la paciencia de los umanenses también y llegará un momento en que los ánimos no se podrán calmar parchando cuatro o cinco baches. Que conste.
Es cuánto.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.