Sale adelante con el urdido de hamacas

Progreso.- Asiria Bernardina Escalante Lugo es una guerrera de la vida pues tras ser despedida de su trabajo, y a pesar de contar con discapacidad auditiva, no se rindió y puso su propio negocio.

De 38 años de edad, laboraba en una conocida pastelería en Progreso desde hace algunos años, pero debido a la pandemia tuvieron que hacer recorte de personal y Asiria tuvo que retomar lo aprendido en el Centro Atención Múltiple (CAM) #14.

Según contó, por medio de la interpretación de su sobrina Cecilia Anely Ruiz Escalante, ella trabajó por 6 años en dicho lugar, pero en marzo le dijeron que no regresara, también para no exponer su salud.

Posteriormente se puso a urdir hamacas y hoy día tiene su propio negocio. Las personas que estén interesadas pueden comunicarse al número 9995042535.
Sus padres, Cecilia Lugo Canul y José Abraham Escalante Sosa, indicaron que Asiria nació con su problema de columna desviada, de modo que a los 7 años la tuvieron que operar.

“Ella tiene discapacidad auditiva y no habla, pero entiende todo. Sabe contar su dinero, lava los platos. Es independiente y muy laboriosa”, contaron sus padres.
Asiria pidió a la sociedad que apoyen a los emprendedores locales, y más que en su casa es la única fuente de ingresos que tiene para apoyar en su hogar.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *