Renace el divo de Kanasín en el alcalde Edwin Bojórquez

La vanidad en su máxima expresión.

Por Alexa Pérez.

La noche de ayer, el alcalde Edwin Bojórquez movió de lugar el llamado Monumento a la Jarana, que originalmente se ubicaba frente a Bodega Aurrerá, ahora, por su capricho, quitó a los Mestizos Jaraneros de yeso para ubicar el monumento frente a los juzgados de lo familiar, pero puso unos Jaraneros de fibra de vidrio, que según Bojórquez es el emblema de Kanasín.
En punto de las 6 de la tarde, los empleados del ayuntamiento y algunos regidores ya estaban esperando a que el divo hiciera acto de presencia, para lo cual los dejó esperando media hora, haciendo despilfarre de dinero se les pagó a las escuelas de jarana para que hicieran acto de presencia, y la pregunta obligatoria, ¿dónde están las poco más de 11,000 personas que le dieron su voto a Edwin Bojórquez? Porque no había nada de gente externa, todos eran empleados del ayuntamiento y algunos familiares de las niñas y jovencitas de las academias.

Edwin Bojórquez hizo renacer al divo (Carlos Moreno) pero ahora en su persona. Demasiada vanidad del alcalde con sus fotos y filmaciones para su Facebook y hasta su dron. Lo mejor de todo fue que dejó en evidencia que no sabe ni porque es alcalde, pues dio un discurso muy corto de poco más de 3 minutos. Fue más lo que esperaron los empleados del ayuntamiento que lo que dijo y fue más el tiempo que tardó en tomarse fotos con medio mundo como si la estatua fuera él.

Cabe mencionar que Edwin Bojórquez fue felicitado como si fuera el santo patrono de Kanasín, sin embargo, la gente que voto por él, hoy no se les ve por ningún lado, ¿será que acaso Bojórquez ya que logró su cometido los mandó al olvido? Sr. Bojórquez, los ciudadanos le preguntan ¿es necesario un monumento para que la gente viva mejor en Kanasín?

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.