Insomnio provoca aumento de accidentes caseros, laborales y viales

El número de accidentes ocurridos en el hogar y en el trabajo así como de tránsito, ha aumento en México a consecuencia del trastorno de sueño generado durante la contingencia por Covid-19, coincidieron especialistas.

Incluso, en el país, a pesar del aumento del número de personas con insomnio, sólo el cinco por ciento acudió con el médico para atender este padecimiento.

La presidenta de la Sociedad Mexicana para la Investigación y Medicina del Sueño, Guadalupe Terán Pérez, indicó que tras la aparición de la mortal enfermedad infecciosa de rápida propagación en el país, aumentó de manera significativa los trastornos del dormir.

Destacó que de acuerdo con un estudio efectuado en México, el 28.4 por ciento reportó un tiempo de sueño reducido, inferior a siete horas, y el 18 porcentual tuvo problemas durante tres días a lo largo de una semana.

Por su parte, Alejandro Jiménez Genchi, de la Academia Mexicana de Medicina del Dormir, aseveró que con una duración reducida de sueño se asocia a riesgos de aparición de enfermedades así como de accidentes.

“Los problemas de sueño provocan un aumento del 15 por ciento de la enfermedad vascular-cerebral, así como un incremento del 48 por ciento de las enfermedades coronarias y la diabetes se dispara en 180 porcentual”, acotó.

Asimismo, los trastornos oníricos provocaron el 7.2 por ciento los accidentes viales, el 13.1 por ciento de los guiadores se durmió al manejar, 17.2 por ciento tuvo accidentes laborales, y el 27.3 porcentual presentó accidentes domésticos.

En conferencia de prensa a distancia, Terán Pérez explicó que el insomnio es la dificultad repetida para iniciar, consolidar y/o mantener una calidad adecuada en el dormir, lo cual ocurre a pesar de tener tiempo y oportunidad para dormir, y que resulta en algún grado de afectación.

La coordinadora del Centro de Sueño comentó que dicha problemática afecta la calidad de vida de la persona, cuyo “deterioro puede disminuir con el buen dormir”.

También en un segundo estudio efectuado en el país, el 13.6 por ciento de los participantes declaró desarrollaron insomnio por primera vez, y al menos por segunda ocasión, el 12.5 porcentual. Incluso, tres de cada cinco casos tardó hasta 40 minutos en dormir.

Jiménez Genchi abundó que durante el sueño, se activa la hormona del crecimiento, disminuye la presión arterial, y hay reflejos de sentimientos, mientras que las 62.65 consecuencias diurnas del insomnio son la tensión, la irritabilidad y el ánimo depresivo.

Resaltó que el trastorno de sueño también afecta a los menores de edad, con la frecuente repetición de pesadillas, así como de parasomnias o episodios breves o parciales de despertar, y retrocesos de sueños, entre otras anomalías.

“Únicamente se conoce la problemática del cinco por ciento de la población que acudió con el médico, pues el resto no consulta su trastorno de sueño”, subrayó.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *