INAH emplea equipo sofisticado para estudio del Tren Maya

Con equipo sofisticado, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) realiza un estudio aéreo en torno al trayecto que tendría el Tren Maya, informó el director del ramo en Yucatán, Eduardo López Calzada.

Afirmó que con el empleo de tecnología de punta, se efectuará un anteproyecto que permita el rescate del patrimonio arqueológico e histórico de la región

Garantizó que el gobierno federal busca evitar un daño al medio ambiente así como a las zonas arqueológicas y otros sitios de importancia histórica, motivo por el cual se desarrollan estrategias preliminares y una vez que se tenga toda la estrategia del ferrocarril se establecer un proyecto definitivo.

El INAH realizó un vuelo lídar de la región, es decir, una técnica de teledetección o un escaneo láser aerotransportado que construye modelos detallados y precisos de la superficie terrestre, proporcionando alta definición aún en los terrenos más complejos.

“Ahora los datos serán interpretados y analizados, para luego hacer una propuesta, y anticiparse (programa correspondiente) al tren maya”, acotó durante la entrevista concedida luego de la inauguración del Sexto Simposio de Cultura Maya Ichkaantijoo.

En torno al presupuesto con que contaría el INAH para efectuar la respectiva labor, el funcionario expresó que “se determinará después de las inspecciones y luego estimar lo que costaría el salvamento y liberación arqueológica”.

Resaltó el interés de la Secretaría de Fomento Turístico (Sefotur) por salvar el patrimonio ambiental, arqueológico e histórico de la región, correspondiente al proyecto del Tren Maya.
Incluso, previo a la Fase Consultiva, a efectuarse el próximo domingo 15, Sefotur está en la fase de estudios de mecánica de suelos e ingenieriles, todo ello para garantizar el menos impacto.

Para este proyecto el monorriel tendrá un recorrido de mil 460 kilómetros, cuya propuesta está la de instalar 18 estaciones y 12 paraderos, cuyas vías de tren están en Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán.

En el caso de Yucatán, la ruta asará por vías férreas ya existentes y derechos de vía de líneas de transmisión eléctrica y carreteras federales, por lo que se tiene un registro de los sitios arqueológicos que hay por estos sitios.

Estableció que toda la información está en el Atlas Arqueológico de Yucatán, aunque no recordó el número de sitios que hay a lo largo de la vía férrea de la entidad.
López Calzada añadió que “la tarea sustantiva del INAH es la protección al patrimonio, por lo que la primera labor es el salvamento arqueológico”.

Explicó que es la metodología de la investigación para dar pie a proyectos de infraestructuras, en carreteras, caminos, obras de infraestructura hidráulica, eléctrica y/o sanitaria.

Aseveró que previa a la labor de desarrollo de un proyecto, se realiza una investigación de salvamento para poder liberar esos espacios para el desarrollo.

“Lo mismo se hará con el Tren Maya, y en la medida que se tenga información del proyecto se determinará la estrategia a seguir y el presupuesto que se solicitará, y los arqueólogos están dispuestos a participar”, abundó.

Luego del salvamento arqueológico sigue la liberación de los tramos y terrenos, para lo cual ya se cuenta con toda la información correspondiente a la arquitectura, con registro de dibujos y fotografía, etc.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *