Gaspar Ventura: el llamado a cuentas de exfuncionarios es puro atole con el dedo

Que Freddy Ruz desvió cuantiosos recursos para su provecho personal y el de su familia es de dominio público en Umán. El mismo “Venturita” y sus paleros reconocieron ese hecho durante la pasada contienda política y hasta sirvió como promesa de campaña. Si tan seguros están todos ellos que así fueron las cosas ¿por qué no llevar al alcalde ante la ley?

Por Fernando A. Toledo y Rivadeneyra

Las declaraciones de los regidores morenistas, Francia Paloma Montero Quintal y Francisco Alexis Uc Estrella, a un conocido medio de comunicación dan mucho que pensar y, en lugar de aclarar las cosas, dejan muchas dudas. La nota en cuestión sólo me deja en claro dos cosas: la aparente insolvencia de un reportero de investigación como entrevistador, pues fue aquí parece incapaz de hacer preguntas relevantes y también la ineptitud de los regidores para hacer el trabajo para el cual fueron elegidos, según se desprende de sus declaraciones.

Dentro de esa lógica, la nota, me parece a mí, tiene más la intención de darle atole con el dedo a la ciudadanía umanense que de informar. Cómo dicen en mi cuadra: sólo es una jugada de culo.
De entrada, hay que dejar muy en claro que esa nota no habla de una auditoría. Es más, ni siquiera se menciona esa palabra en el escrito. Es un gato disfrazado de libre para que quien se apendeje, lo compre.

Que los exdirectores desfilen para aclarar dudas durante el proceso de entrega y recepción no significa que se esté auditando, solo quiere decir que se están aclarando las dudas que surgen durante este proceso. No están haciendo nada del otro mundo. Habría que ver cómo explican esos regidores el hecho que ellos mismos aprobaron y ratificaron a Pablo Martínez como director de finanzas de la actual administración, cuando Martínez perteneció a una administración acusada, por ellos mismos, de corrupción.

Vaya, hasta la presunción que se trata de un proceso inédito es una mentira, pues lo único que están haciendo la mentada comisión especial de regidores es llevar al cabo un proceso de entrega recepción acorde a lo que indican y mandan los artículos 28 y 29 de la Ley de Gobierno de los Municipios del Estado de Yucatán. Ni más, ni menos.

Lo preocupante del caso, e indicio principal que no harán nada más aparte del proceso de entrega recepción, es que los tres ediles entrevistados reconocen que hay señalamientos públicos contra el exalcalde, Freddy Ruz Guzmán, por presuntos actos de corrupción, y hasta ellos mismos dan ejemplos de algunos de esos latrocinios, pero no hablan de presentar ante la fiscalía al exalcalde para que sea investigado.

Estoy totalmente de acuerdo con los regidores entrevistados cuando afirman que ellos no pueden, ni deben, erigirse como jueces. No, jueces no deben ser, pero eso no debe ser tomado como una excusa para evadir la responsabilidad de presentar cargos en contra de Ruz Guzmán por presunción de hechos ilícitos. La responsabilidad del actual alcalde y sus regidores es la de presentar las pruebas ante un juez para que este, efectivamente, juzgue… pero no lo quieren hacer.

Que Freddy Ruz desvió cuantiosos recursos para su provecho personal y el de su familia es de dominio público en Umán. El mismo “Venturita” y sus paleros reconocieron ese hecho durante la pasada contienda política y hasta sirvió como promesa de campaña. Si tan seguros están todos ellos que así fueron las cosas ¿por qué no llevar al alcalde ante la ley?

Presentar un informe ante la ASEY es una vacilada. Ese informe se ahogará en el mar de la burocracia y terminará en el olvido. Y a ese olvido es al que apuesta Gaspar para darle impunidad a Freddy.
Es cuánto.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *