Freddy Ruz y sus regidores: que les den un préstamo… pero de vergüenza

Por Consejo Editorial

El mensaje enviado, mediante vídeo, por el alcalde umanense Freddy Ruz parece probar que el primer edil panista no conoce la vergüenza. Como tampoco parecen conocerla sus regidores.

Durante su primera administración, Ruz Guzmán no hizo una sola obra para el municipio de Umán con recursos propios, más bien se dedicó a saludar con sombrero ajeno al inaugurar techumbres que, en realidad, formaron parte de un programa estatal y cuyo costo corrió a cargo de la anterior administración estatal. Las calles y “carreteras” nuevas en realidad fueron hechas con materiales donados por una empresa a cambio de permisos para continuar explotando sascaberas y bancos de piedra dentro del municipio. La falta de inversión con recursos propios para obra pública y social Freddy la justificó con el manido argumento “los del PRI se robaron todo y nos dejaron muchas deudas”. Es más, hasta tuvo la osadía de llamar ladrón, en su cara, al exdiputado Jesús Quintal durante su primer informe de gobierno. Eso sí, Freddy tuvo recursos para hacer unos posos pluviales a precios exorbitantes de $27 mil cada uno, un nuevo y lujoso despacho presidencial y pavimentar y alumbrar calles aledañas a sus nuevas residencias.

Sin embargo, el alcalde panista no dice que durante su primera administración se dejaron de recibir más de $12 millones de pesos para fortalecer la seguridad pública (FORTASEG). Y mucho menos dice que eso se debió a que nunca transparentó ante la federación la inversión de esos recursos durante los dos primeros años de su primer mandato.

Durante su segunda campaña política, Ruz Guzmán les aseguró a los umanenses que las finanzas municipales ya estaban saneadas gracias a su “magistral e impecable” administración y que, por lo tanto, votaran por la continuidad. Es más, había tanto dinero que se dio el lujo de ofrecerles $30 mil a sus operadoras políticas, tal y cómo intentó hacerlo con Julia Rosado. Pero Freddy no contaba con que la nueva administración estatal no haría proyectos para los municipios de la envergadura de las techumbres, tal y cómo hizo la administración estatal pasada.

En su vídeo, de casi 23 minutos, Freddy nunca explica cómo los recursos de ese eventual préstamo van a servir para reactivar la economía de los umanenses, lo que si muestra es un catálogo de obras defectuosas; calles mal bacheadas, cárcamos del sistema de agua potable municipal sin mantenimiento y falta de alumbrado público. Todo eso corresponde a los servicios que el ayuntamiento está obligado a proporcionar y, además, son promesas de campaña hechas por el mismo Ruz Guzmán. Además, muchas de esas calles mal bacheadas y cárcamos sin funcionar por falta de mantenimiento son responsabilidad de él, porque son cosas que debió haber hecho o que mal hizo durante su primera administración.

Lo que Freddy demostró hoy, en vivo y a todo color, es que su administración será una administración de 12 años perdidos: a los 6 de él súmele 3, porque Umán está peor que hace 9 años y, por último, que la próxima administración tendrá que invertir otros 3 años para arreglar lo que Freddy no hizo. Por lo pronto, el arreglo bajo la mesa para repartirse el botín de esos $10 millones ya inició, al menos eso parece indicar la presencia del Enrique Castillo en palacio municipal de Umán. ¿Qué acordaron tras esas más de 2 horas de encerrona en la oficina rosada? Sólo ellos lo saben. Ojalá que no hipotequen el futuro de los umaneneses.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *