En 5 minutos, Sauri Vivas imita y supera a los mimos y cómicos mexicanos

Por El Cazador Nocturno

El secretario de Salud de Yucatán (SSY), Mauricio Sauri Vivas, se convierte en el mejor imitador de cómicos mexicanos, pues en los casi cinco minutos que duró la conferencia de prensa emuló a la perfección a la chimoltrufia, Cantinflas, Capulina, Chespirito, e incluso, al “Loco” Valdés.

En las transmisiones en vivo efectuadas por diversos comunicadores, los comentarios coincidían en que en lugar de un funcionario sólo veían a mimo, y muchos lo compararon con diversos cómicos, además de que fue grosero con los reporteros, fotógrafos y camarógrafos.

Otros comentarios lo catalogaron de títere y miedoso, pues en ningún momento se le ha visto junto con los pacientes infectados de Covid-19, tal como lo hacen los demás profesionales de la medicina, y sólo aparece en eventos de bajo riesgo, con tal de tomarse la foto y disimular que trabaja.

Al gobierno del Estado le dolió las numerosas críticas viralizadas en redes sociales de que es una farsa la instalación del Centro de Atención Temporal para pacientes infectados con Covid-19, instalado en el Centro de Convenciones “Yucatán Siglo XXI”.

Vila Dosal ordenó a Sauri Vivas a que efectuara un recorrido por las instalaciones, para demostrar que las camas y el equipo médico está en el lugar, invitando a todos los medios de comunicación.

Hoy, a las 10 horas, estaba programado el evento y la primera actividad fue una improvisada conferencia de prensa, la cual se salió de control ya que el funcionario no estaba preparado, además que no sabe disimular su ineptitud y enojo.

Ante los comunicadores, garantizó que el Centro de Atención Temporal para pacientes infectados con Covid-19 están listo para empezar a funcionar.

De manera inmediata, en todas las transmisiones en vivo se denunció que el escenario fue nuevamente colocado, luego de su desmantelamiento, entre otras posturas afines.

Sauri Vivas empezó a cantinflear ante las diversas preguntas de los comunicadores, de manera inmediata, ante los cuestionamientos expresaba “no lo sé, a lo menor, quien sabe”.
De igual forma empezó a caer en contradicción y muchas de las respuestas no correspondían a las preguntas formuladas, pues “así como decía una cosa, decía otra”.

Al darse cuenta del ridículo que hacía, le dio la espalda a todos los comunicadores y se retiró de la improvisada conferencia de prensa.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *