Embarcaciones pesqueras se rehusaban a regresar

Progreso.- Dorian Ricalde Solís, marino con experiencia, contó que muchos dueños de embarcaciones pesqueras se rehusaban a regresar a puerto, como lo ordenó la autoridad, no querían regresar, ya que cada salida de pesca cuesta entre 200 y 400 mil pesos, por lo que cancelar el viaje, supondría una pérdida económica.

Indicó que: “Estábamos afuera, pero venimos rápido porque estaba feo el tiempo, los dueños nos dijeron que nos fuéramos a la costa, pero no se pudo y tuvimos que llegar al puerto”.

Asimismo, junto con sus compañeros se encontraban al norte de Río Lagartos, de modo que emprendieron el viaje para Progreso, llegando al puerto a las 3 de la mañana.

Precisó que dueños de embarcaciones les avisaron con tiempo sobre el resguardo de sus navíos, ya que los boletines climatológicos se los envían a todos, “Cada quien ve si van a tierra o no, eso es a conciencia de uno; aunque ellos están seguros en el barco, ya que no bajan a pescar. Sin embargo, nosotros regresamos porque no hacemos nada en el mar con este tiempo”, agregó.

Algunos barcos, como el “Cobra II”, iniciaron la descarga aproximadamente a las 2 de la tarde y pasada esa hora todavía llegaban embarcaciones al puerto de abrigo.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *