Desobediencia de umanenses es usada como pretexto para violar la Constitución

Si bien, el hecho de cuidarse y mantener las medidas de sana distancia emitida por la SSY es responsabilidad de cada ciudadano, la observación y recomendación permanente para evitar posibles contagios de coronavirus del tipo COVID-19 es responsabilidad de las autoridades municipales, estatales y de la guardia nacional. Sin embargo, la desobediencia frecuente que se ha observado en Umán, es una de las principales razones por las que el primer edil Freddy Ruz Guzmán, toma como pretexto para violentar las garantías constitucionales de los umanenses.

Recordemos que casi a la mitad de esta pandemia, el primer edil y también consejero panista, anunció un toque de queda, argumentando que quien desobedezca será acreedor a un arresto administrativo y una multa; tal poca legal medida, fue motivada por la ignorancia de la gente de Umán en no querer o en valerle un comino las medidas de prevención ante el nuevo coronavirus.

Esta situación, más su propia ineficiencia, “obliga” a las autoridades municipales a tomar medidas poco eficientes como cerrar calles principales donde es paso obligatorio de la gente, incluso para aligerar la estadía de las personas en sitios públicos, aunque esta no sea una buena opción porque, de esta forma, se crean aglomeraciones, pretexto perfecto para Freddy y sus boots para anunciar, en pocas y otras palabras, que arremeter en contra del libre tránsito de la gente, es la mejor medida de prevención.

Pasa que en Umán, cuna del peor alcalde de la historia de dicha ciudad Freddy Ruz Guzmán, desde que inició la contingencia sanitaria, el primer edil ha demostrado su incapacidad para gobernar y de tomar decisiones certeras que ayuden verdaderamente a la sociedad umanense, y todos los días amanece el municipio con medidas poco eficaces, mientras que el COVID-19 va avanzado a pasos grandes, pues de una semana para hoy día, ya son más de 16 casos que se han aumentado a la lista de contagiados en este municipio.

¿Será que aún no se le pasa el berrinche al poch dictador que tenemos como alcalde? ¿De verdad, este señor cree que esto es un juego político? Que alguien le diga a Freddy que ya no estamos en la era prehispánica y que la gente entendería mejor con otras medidas más humanas y eficientes. Ojalá, la gente entre en razón y comience, por sí sola, a cuidarse como debe de ser para disminuir los contagios por COVID-19 en nuestro municipio, o si no, nuevamente las autoridades buscarán de alguna forma violentar los derechos de movilidad que marca la ley.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *