Vecinos de Bosques de Umán: “también estamos sin agua potable”

La irresponsabilidad de Ruz Guzmán, ocasiona que la gente sea vulnerable a contraer COVID-19

Ante el abandono de sus servidores públicos, los ciudadanos siguen alzando la voz. A pesar del temor por represalias por parte del alcalde más ciudadanos umanenses levantan la voz y exigen un servicio de agua potable adecuado, que le permita afrontar los tiempos de contingencia sanitaria.

En esta época de contingencia, el mismo gobernador del estado, Mauricio Vila, ha recalcado, en sus muros sociales de Facebook, las medidas de prevención ante el COVID-19 y la más importante es lavarse las manos constantemente, así como el profundo lavado de la ropa. Sin embargo, el alcalde panista ha demostrado muy poco interés en las recomendaciones emitidas por el ejecutivo estatal para darse a la tarea de proporcionarle a los umanenses los servicios básicos para estar aislados durante contingencia, como debe ser, y los obliga a salir buscar en cubetas el servicio de agua potable en las tomas de la calle.

Los ciudadanos continúan dando testimonio que se han acercado recientemente a las oficinas de SAPAMUY para reportar la falta de presión de este líquido vital y expresan que lo único que han podido obtener, en lugar de un buen servicio, son pretextos. Dicen que al no disponer de agua potable ni para lavarse las manos, se ven obligados a comprar agua purificada en garrafones, lo que produce un grave impacto en su economía familiar, pues no pueden estar comprando decenas de botellones todos los días sólo para bañarse y Freddy Ruz, parece más distraído y ocupado en su campaña hacia una diputación es incapaz de apoyarles, al menos, con pipas de agua, sobre todo a la gente de los fraccionamientos, pues son los más afectados por la falta de este servicio.

Las quejas de los umanenses demuestran la incongruencia e irresponsabilidad de alcalde de Umán, pues por un lado exige, hasta con el uso de la fuerza pública, a los ciudadanos seguir las instrucciones de la SSY para esta contingencia sanitaria, sin embargo, él no tiene ni la más mínima intención de hacer la parte que le corresponde para que los hogares umanenses haya un servicio de agua potable que permita una higiene acorde a la contingencia actual. Esta irresponsabilidad ocasiona que la gente sea vulnerable a contraer COVID-19, aun estando dentro de su propio hogar.
Lo único que quieren los vecinos es que el mandatario de Umán haga su trabajo, están exigiendo sus derechos. Y es obligación de las autoridades cumplirles por el hecho que de los impuestos de los ciudadanos salen los sueldos de los servidores públicos y esperan una reciprocidad ya que siguen pagando los servicios básicos puntualmente cuando se les solicita. Sobre todo, el de agua potable.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *