Por fin reabrieron las iglesia y templos en el puerto

Progreso.- Tras seis meses de suspensión por motivos de la pandemia ocasionada por el coronavirus (COVID-19) por fin reabrieron las iglesia y templos en el puerto, contando con todas la medidas sanitarias posibles.

Un ejemplo de ello fue en la iglesia parroquial de la Purísima Concepción y San José en donde acudieron unas 20 personas, del máximo permitido que eran de aproximadamente 30, en donde se marcaron los espacios en las bancas ocupándose solamente de entre una a dos personas por cada una de ellas.
Además, se pidió a los visitantes llevar cubre-bocas, lavarse las manos con gel anti-bacterial y en la entrada personal de la iglesia les tomaba a los feligreses la temperatura, todo ello como parte de las medidas sanitarias.

El vicario cooperador, Germán Chan Cauich, expresó que este día es de dar gracias a Dios por todos los favores que nos ha dado en todo este tiempo difícil para nuestra comunidad.
El Evangelio de hoy, nos enseña la importancia de confiar en Dios, nos muestra también que Jesús, José y María tienen el poder de la palabra liberadora de Dios para comprenderlo mejor.

En la Sagrada Escritura nos muestran en el poder que ejerce Dios con nosotros, nosotros los católicos celebramos el acontecimiento de que Dios se hizo hombre y entonces asumió toda la calidad humana.

La fe de José y María precisan la profundidad de ese acontecimiento, recordando cuando el padre y la madre acompañaban al niño a escuchar las palabras de Simeón, donde se dirigen a ellos, que llegaron a Simeón por medio del niño cuya Escrituras de Dios se dan a conocer a través de las palabras del niño.
No olvidemos que toda decisión de fe es la decisión de Jesús, que no solo ve por la salvación sino que la consecuencia de esta conversión como bien dice el Evangelio, los signos que provocarán la conversión y la decisión por él está en nuestras manos, finalizó.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *