Por cuarto día siguen sin pago laboratoristas del Hospital de Alta Especialidad (Hraepy)

Por El Cazador Nocturno

La falta de ética profesional del director general la empresa Distribuidora Integral del Sureste (DIS), Andrés Miguel Luna Maldonado, afecta a los 33 trabajadores que laboran en el Hospital Regional de Alta Especialidad de la Península de Yucatán (Hraepy), a quienes se les niega a pagar el sueldo correspondiente.

La suma es de cerca de 120 mil pesos, la cual debió de distribuir el pasado viernes 15, pero hasta el momento no hay fecha alguna para que les entreguen el respectivo dinero.

A cuatro días de tal anomalía, los afectados continúan sus labores correspondientes en el Laboratorio de Análisis Clínicos y Banco de Sangre de dicho nosocomio, bajo la amenaza de despido en dado caso de que efectúen alguna manifestación ante las condiciones laborales que imperan en dicha compañía.

Lo peor de todo, Luna Maldonado se mantiene oculto e incluso, hace caso omiso a las demandas de los trabajadores, a quienes aún no se les paga la primera quincena correspondiente a mayo.

Del total de empleados que trabajan en el laboratorio del Hraepy, 11 son administrativos y 22 están en el Banco de Sangre, quienes laboran en tres turnos.

Mientras que a los químicos les pagan cuatro mil pesos quincenales, a los administrativos les dan tres mil pesos, pero hasta el momento no les entrega el monto correspondiente.
Los empleados pertenecen a dicha empresa que prestan su servicio subrogado en el Laboratorio de Análisis Clínicos y Banco de Sangre de dicho nosocomio, quienes omitieron su nombre para evitar represaliar.

A pesar de esa falta administrativa, los afectados continúan con sus labores profesionales, y entre sus funciones está el análisis de las pruebas correspondientes a casos sospechosos de coronavirus 2 del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS-CoV-2) causante de la enfermedad Covid-19.

Tal anomalía se ha repetido en varias ocasiones previas, cuya excusa de la empresa a la que pertenecen, que manejan la nómina por medio de una tercera empresa denominada pagadora Zoques, tuvo problemas con dispersión de los pagos, por lo que se atrasa por días el sueldo del que dependen sus familias.

Lo peor de todo, hace dos meses, dicha empresa se comprometió con los trabajadores a devengarles un aumento salarial en consecuencia a la situación que enfrentaría el Hraepy al volverse hospital de referencia Covid-19, sin embargo, aún siguen ganando lo mismo.

Incluso, desde hace varios años el sueldo se ha mantiene sin aumento alguno, a pesar de las promesas de aumento.

Lo peor de todo, sólo les entregan una mínima cantidad de insumos de seguridad como cubrebocas, gel de limpieza e insumos de desinfección para el personal, el cual es insuficiente, y lo peor de todo, son renovados cada dos a tres días.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.