Otra de policías de Motul

Oficiales ebrios intentan asaltar y lesionan a vecino de la colonia Perla de la Costa.

Por El Observador Motuleño

El agredido y lesionado, David Dzul Puch, denunció que un intento de robo y asesinato fue lo que hicieron los policías ebrios al verse descubiertos cuando delinquían, no fue solo una agresión como pretenden hacer creer.

Antes publicamos que el jueves pasado tres policías en su día franco y en estado de ebriedad agredieron de manera física a un ciudadano. No se precisó la causa del ataque.
También se supo que agentes municipales, incluso se habló de la presencia del alcalde, aplicaron un operativo para capturar, en la calle 30 entre 7 y 9 de la colonia La Perla de la Costa, a los tres elementos, pero se escondieron en el predio donde viven y unas personas los defendieron, negándole a las autoridades el acceso a la propiedad.
Ahora Dzul Puch (persona agredida), explicó que interpuso una denuncia en la agencia 24 de la Fiscalía General del Estado de esta ciudad, por las lesiones que sufrió en las costillas, rodillas, dolor en los costados por las patadas y los golpes que le propinaron los tres sujetos. “Me arrastraron una cuadra ahorcándome con el brazo y cordón del casco que yo tenía en la cabeza”, refiere el quejoso.

“De hecho, me salve de morir por portar el casco de protección que recibió dos piedras de albarradas que me lanzaron a la cabeza los oficiales ebrios cuando me tenían en el suelo”, anotó.
Narra que los oficiales dijeron cuando le arrastraban; “vamos a meterlo en la casa y lo matamos allá, nadie se va a enterar”, pero no lograron su objetivo.
“Estos tres oficiales, cuando están ebrios son el dolor de cabeza de la colonia La Perla de la Costa, son una banda que se dedica a asaltar a las personas en la calle, además de que los agreden, como no les hacen nada, pese a que se denuncian los hechos con sus superiores, éstos siguen haciendo de las suyas”, remata Dzul Puch.

David Dzul identificó a los policías municipales que lo agredieron, como Yael P., Omar M. O. y Euri U. C K., quienes ese día, ya ebrios, se bañaban en la calle inundada, como si fuera una piscina, pero era su técnica para asaltar a las personas que pasaran junto a ellos.

Hasta el momento las autoridades municipales no dicen nada del hecho, pues pretenden guardarlo y apostar al olvido ciudadano, como todos los casos anteriores.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *