//empieza aki //hasta aki

La tragicomedia de las elecciones

LA VISIÓN DE CARONTE
Por Miguel II Hernández Madero

Las campañas políticas cierran con cifras alegres, discursos triunfalistas y aplausos, que distraen la atención de un país donde la muerte se pasea y el ciudadano espera en silencio y resignación frente al desinterés de la clase política que hace promesas sin saber cómo cumplirlas, pero no pasa nada: llegamos al tiempo de las elecciones.

El próximo domingo tendremos nuevamente el cumplimiento de un viejo ritual en la vida política del país. Veremos acarreos, descalificaciones de resultados, proclamaciones de triunfo y revanchismo, mucho revanchismo, como válvula de escape de viejos rencores acumulados. Pero esto no nada nuevo; en mayor o menor medida lo vemos en cada ciclo, el problema es que tenemos un proceso electoral intermedio en uno de los peores escenarios que se pudo haber imaginado, con una pandemia que sigue cobrando vidas (más de un cuarto de millón de muertes, según las cifras oficiales y una cifra de contagios al alza.

Además, las perspectivas de desempleo, persecución fiscal y caída del poder adquisitivo es una constante. El mexicano, considerado entre los pueblos más felices, está sumiéndose en la depresión y los suicidios van en aumento. Yucatán se encuentra con los índices más altos en este rubro. Al recuento de una caótica situación social, nos encontramos con violencia, inseguridad y colapso de los sistemas de salud, donde las medicinas escasean.

Sin embargo, las prioridades son otras y los decretos vienen a resolver las carencias. Ya lo vimos en Yucatán, donde por decreto se estableció que el COVID-19 tiene sus horas y días de contagio y por lo tanto se restringió la movilidad y se aplicaron medidas cuestionables, que posiblemente se vean reflejadas en las urnas este domingo.

Y después de más un año de confinamiento, en un momento con incremento en los contagios diariamente, nuevamente por decreto llega la solución. El regreso urgente de las clases presenciales, la reincorporación de las actividades y la inobservancia de la sana distancia en los eventos políticos, pues parece que todos los candidatos se sienten inmunes al contagio y esa inmunidad la transmiten a sus simpatizantes, quienes en los cierres de campaña acudieron como si no existiese un mañana, pero lamentablemente para muchos en realidad no les quedarán muchos mañanas después de estos actos de campaña.

¿Suena lúgubre o de mal gusto? No, sólo es la descripción de lo que está ocurriendo entre el desconocimiento, la inoperancia y la falta de sentido común de muchos ciudadanos siguiendo el ejemplo de sus líderes. Parece comedia verlos tan sonrientes, pero en realidad detrás se esconde la tragedia de la que nadie habla y sobre la que tenderán un manto de silencio, culpando a otros, en vez de asumir responsabilidades y encontrar soluciones.

Vivamos este domingo el proceso electoral, pero, sobre todo, cuidémonos para vivir muchos más días y luchar por ese Yucatán ideal al que aspiramos, dentro de un México que anhelamos.

Hasta la próxima…

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.