El ecocida Vázquez Chabolla, apoyado por ambientalistas

El colmo, el empresario ecocida José de Jesús Vázquez Chabolla, quien entre 2001 y 2004 enterró toneladas de basura en la duna costera de Progreso, es actualmente apoyado por asociaciones yucatecas promotoras del medio ambiente, las cuales difunden “la tecnología” que desarrolla con el reciclaje de residuos.
Incluso, el hoy denunciado se niega a pagar las millonarias multas que el gobierno del Estado y la Procuraduría Federal del Medio Ambiente (Profepa) le impuso ante el daño causado al brindar el servicio de recoja de residuos sólidos a dicho ayuntamiento.

El presidente de la agrupación “Va por la Tierra”, Salvador Castell González, destacó los “logros” de Vázquez Chabolla al convertir los residuos sólidos en material de construcción de viviendas, producto denominado vómer.

Incluso, aseveró que muchas personas se oponen a dicha tecnología, “reconocida a nivel internacional”, e incluso, la planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos de Vázquez Chabolla ha sufrido cinco incendios.

Sin embargo, dijo desconocer las denuncias que pesan en contra del presunto “doctor en ciencias ambientales” y “doctor en genética evolutiva y biodiversidad”, quien incluso, fue acusado de manipular un proyecto de investigación para lograr su aprobación ante el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Asimismo, en su momento se aseveró que los incendios que sufrió a su planta fueron provocados para cobrar el seguro.
La asociación civil “Va por la Tierra” publicó recientemente el artículo de Vázquez Chabolla, titulado “La necesidad de restaurar la naturaleza y reducir las emisiones”.

En el trienio 2001-2004, el alcalde de Progreso, José Luis Blanco Pajón, entregó la concesión del servicio recoja, traslado y procesamiento de la basura del municipio a la “Sociedad Mercantil Vantech LTD Sociedad Anónima de Capital Variable”, cuya titular era Vázquez Chabolla, quien actualmente es miembro de la comunidad de expertos de la Comunidad de Profesionales y Expertos en Latinoamérica y el Caribe en Gestión para Resultados en el Desarrollo (Coplac-GPRD) del Banco Interamericano de Desarrollo.

Posteriormente, en el trienio 2004-2007, esta empresa tiraba la basura a varios kilómetros de la ciudad y en el interior de la selva baja caducifolia de Progreso, para luego quemarla, y en varias ocasiones se detectó la presencia de los camiones de la empresa del actual asesor de la Profepa en Quintana Roo.

A pesar que en 2005 se clausuró el basurero clandestino de Progreso, Vantech y el propio Ayuntamiento aún vertían los desperdicios, motivo por el cual, Profepa levantó la respectiva denuncia.

En agosto de 2007, se descubre que Vantech utilizaba maquinaria pesada para hacer las excavaciones, de hasta 1.5 metros de profundidad, para depositar los residuos y luego enterrarlos, provocando un serio daño al medio ambiente, ya que la contaminación del suelo se complica aún más cuando llueve debido a la rápida filtración de los lixiviados.

El 3 de agosto de 2007, Profepa clausuró, por enésima ocasión, el basurero clandestino de Progreso, utilizado de manera ilícita por el Ayuntamiento así como por Vantech.
Días después, el Ayuntamiento de Conkal advirtió que no revalidará la “concesión” que tienen con Vantech ante las anomalías protagonizadas por el mal uso y disposición final de los residuos sólidos.

El 13 de agosto de 2007, el Ayuntamiento de Progreso descubrió dos nuevos sitios clandestinos de depósito de residuos sólidos, a una profundidad entre uno a 1.5 metros, y cerca de los humedales.
Ante tal denuncia, el 3 de septiembre de 2007, los diputados locales realizaron una visita a la Planta de Procesamiento de Conkal de Vantech, donde se constató numerosas irregularidades autorizadas por su propietario y actual secretario general del Colegio de Posgraduados en Ciencias Ambientales y Biotecnología del Sureste.

Ese mismo día, el grupo de legisladores encabezados por el presidente de la Comisión de Ecología, Protección y Mejoramiento del Ambiente de la LVIII Legislatura, acudieron al Parque Industrial Pesquero de Yucalpetén, donde descubrieron que a unos metros de la Planta de Progreso de Vantech se encontró toneladas basura enterrada entre la duna costera y el humedal.

Posteriormente, luego de la sesión ordinaria del 11 de septiembre de 2007, la Comisión de Ecología acordó entregar dos recomendaciones, a la alcaldesa de Progreso, Reina Quintal Recio, y a la gobernador Ivonne Ortega Pacheco, para la inmediata extracción, recolección y traslado de la basura acumulada en entre la duna costera y los humedales.

En el Congreso del Estado, el director de Prevención y Control de Saneamiento Ambiental de la Secretaría de Ecología, Luis Armando Ruiz Sosa, informó de la entrega a Vantech de una multa por cinco mil salarios mínimos, 299 mil pesos, aproximadamente, por el concepto de incumplimiento, dinero que debió ser depositado a la Secretaría Estatal de Hacienda, dependencia que se encargó del plazo para el pago de la sanción.

El 27 de octubre de 2007 Profepa anunció que impondría al menos tres nuevas multas de hasta por dos millones de pesos al Ayuntamiento de Progreso y a la empresa recolectora de basura “Tecnología de Vanguardia” (Vantech), por el daño causado por el depósito clandestino de residuos en la ciénega y duna costera, principalmente.

Hasta el momento, la basura aún permanece enterrada mientras que Vázquez Chabolla se niega a pagar las respectivas multas, quien actualmente es secretario de política ambiental, Económico y Social del Comité Directivo Estatal de la Sociedad Mexicana de Ingenieros.

En abril de 2010, el Fondo Mixto de Fomento a la Investigación Científica y Tecnológica (Fomix) estuvo a punto de cancelar el proyecto aprobado a la Compañía Vanguardia Tecnológica (Vantech Company), por un monto dos millones 469 mil 320 pesos, ante las irregularidades cometidas por Vázquez Chabolla.

Incluso, levantarán un antecedente ante el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para que en el futuro, no se le entregue recursos públicos en dado caso que presente alguna propuesta de investigación, pero al final, luego de varios meses le entregaron el respectivo recurso.

El proyecto “Desarrollo e implementación de tecnología limpia y demostración de la inocuidad de los productos generados a través de la puesta en marcha de una planta piloto y prototipo experimental para el tratamiento y transformación de los residuos sólidos urbanos tuvo una duración de 16 meses.

El proyecto de Vázquez Chabolla fue catalogado en el eje temático de Manejo Integral de Residuos Sólidos, cuyo objetivo es el de contribuir al desarrollo de una tecnología limpia que permita el manejo de residuos sólidos urbanos de Conkal y Kanasín para crear productos con un valor agregado, como son bloques, ladrillos, columnas, etc.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *