//empieza aki //hasta aki

Asamblea fallida, experiencia de Kinchil para evitar despojo de tierras

EXPERIENCIA DE LA JUNTA DE POBLADORES DE KINCHIL CONTRA DEL DESPOJO DE TIERRAS.

Jesús Solís Alpuche

Con el objeto de llamar la atención sobre el acoso que siguen sufriendo los ejidos que les queda tierras sin privatizar, quiero exponer la experiencia del asedio que el mismo ejido de Kinchil, viene sufriendo desde hace mucho, de parte de los traficantes, que desde 1994, con un supuesto ‘’Deslinde Definitivo’’ la entonces Secretaría de la Reforma Agraria, transfirió al ejido de Tetiz más de 5 mil hectáreas de las 28 mil que amparó el Decreto Presidencial de 1938.

El actual gobierno de la 4aT sigue atorado en el neoliberalismo agrario y no se abre al Movimiento Social, que es el que le pudiera dar AMPLITUD OPERATIVA al proyecto del Cambio Verdadero, sino que mantiene su rango de acción neoliberal, estrechando el camino en el desarrollo de la comunidad sustentable, la soberanía y la autosuficiencia alimentaria.

El intento más radical de despojo de 3045 hectáreas ejidales se realizó el domingo pasado en 2ª. Convocatoria del Comisariado ejidal para concederle a la Comercializadora Inmobiliaria SEPROGE, S de RL y CV, mediante un pago único estipulado en el desahogo de la asamblea, especificado en el Punto 7 de la Convocatoria.

Frente la incertidumbre y desconfianza, en la representación ejidal, que no manifestó más que lo que le escribieron en la Convocatoria, y los rumores de que en su casa y no en el local ejidal, el comisario Basilio Poot estaba recabando firmas y repartiendo dinero, nos empezamos a reunir con docenas de productores que trabajan como posesionarios en pequeña ganadería, apicultores, leñadores y cortadores de huano, así como mujeres que piscan orégano en los montes, para analizar la convocatoria, que por cierto, al día siguiente de su publicación fue arrancada y desaparecida de su lugar.

En la lógica leonina de la empresa y los representantes ejidales coludidos, estaba asentado en el Punto 9 que el Contrato o Convenio lo firmarían únicamente tres personas que integran el comisariado. Y en el Punto 12 especificaba que aprobado el proyecto que se explicaría durante el curso de la asamblea y el pago único estipulado al comisariado, los acuerdos aprobados son irrevocables, como tampoco opera el desistimiento de la inscripción en el RAN.

Por tratarse de 2ª. Convocatoria y no requerirse un cuórum específico, los compromisos contraídos en los contratos firmados por el voto aprobatorio, serán obligatorios de respetar tanto por los ejidatarios presentes como por los ausentes y disidentes.

Estos tres puntos y la forma que se manejaron tanto empresarios como los grupos afines al comisariado, interesados en la renta de las tierras, puso muy alerta a los sectores campesinos de la población y de esta manera, organizada y pacíficamente penetraron y tomaron el local de la comisaría impidiendo la asamblea. No hubo agresiones físicas ni conatos de riña entre las partes ante la avasalladora oposición de los pobladores y algunos ejidatarios. Sólo gritos…

Quiero subrayar la importancia de esta experiencia, porque existe creencia que sólo los ejidatarios tienen derecho a decidir sobre el destino de las tierras ejidales. Hay una figura y un concepto dentro del marco del derecho mexicano poco conocido que es la Junta de pobladores. En este contexto del Derecho, la definición de Junta de Pobladores podría ser la siguiente: Órgano de participación integrado por los ejidatarios y avecindados del núcleo de población.

En Yucatán y todo el país, reducidos números de ejidatarios, manipulados por sus lideres agrario, les han hecho ceder grandes extensiones del territorio ejidal a cambio de unos cuantos miles de pesos a un empresariado corrupto promotor de megaproyectos, que inmediatamente vienen afectan a poblaciones enteras, de miles y hasta millones de mexicanos que no son ejidatarios. Y es aquí donde la Junta de Pobladores puede y debe jugar un papel de mayor responsabilidad respecto a las formas sustentables del desarrollo.

¿En recientes entrevistas me han preguntado ‘’¿QUE SIGUE?’’: Considero que es importante visibilizar este tipo de conflictos y alternativas como la experiencia de Kinchil y relacionarlos con la propuesta del Cambio Verdadero al que se comprometió el actual presidente López Obrador. Visibilizar el acoso que sufren las comunidades cuyos líderes, PRIANistas al fin, están dispuestos a negociar los derechos agrarios sin valorar la importancia del patrimonio de los pueblos y las consecuencias que les acarrean los megaproyectos extractivistas como en el caso de Keken.
Hay que evitar la judicialización, poniéndonos alerta, como en el caso de la asamblea fallida de Kinchil, visibilizando el conflicto que ocasionaría el reconocimiento oficial de este tipo de actuaciones legaloides, a base de Notarios Públicos con que se aprueban los despojos agrarios.

Hago público llamado a todas las organizaciones sociales, para que organicen Comunidades Sustentables y las nombren Guardianes de sus Territorios. A los funcionarios federales que se apeguen al proyecto de la 4aT y el nuevo proyecto de nación que tal parece sigue en manos neoliberales por el estatus vigente de acoso y corrupción con que se maneja la voluntad de los ejidatarios a quienes hasta ahora no se les hablaron de la posibilidad del desarrollo justo y democrático posible que provenga de su mismo patrimonio territorial. chantzacan@hotmail.com

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.