Al emerger del olvido, X’baatun demuestra su importancia arqueológica

Luego de cuatro décadas de permanecer en el olvido, la zona arqueológica de X’baatún demuestra la importancia que tuvo hace 15 siglos, cuando fue una ciudad precolombina equiparable a Izamal, reveló el investigador adjunto del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Geiser Martín Medina.

Remarcó que los primeros estudios realizados se constató que se trata de una ciudad maya de palacios amurallados, con un juego de pelota y al menos un edificio de cerca de 40 metros de alto, lo que demuestra la importancia del sitio.

Asimismo, los recientes materiales cerámicos hallados durante el trabajo efectuado en el sitio, ubicado en Tekal de Venegas, demuestra que data del clásico temprano (400-600 dC) al clásico tardío terminal (900-1000 dC).

Aclaró que se trata del primer análisis de la temporada, por lo que en las siguientes se prevén hallar más materiales que permitirían ampliar el rango de tiempo, es decir, puede ser más antigua.

Indicó que en agosto pasado, con permiso del Consejo de Arqueología del INAH, inició la primera temporada, la cual consistió en la datación cronológica del sitio, para lo cual se efectuaron pequeños pozos de sondeo, donde se halló material cerámico.

Ahora, se busca saber la época del sitio, la función que tenía esta ciudad y la dinámica poblacional prehispánica.

Por lo pronto, ya se sabe que es un sitio enclave del centro-Norte así como del Oriente de lo que hoy es el Estado, es decir, “es una ciudad importante, dado los edificios monumentales que tiene, lo que demuestra que no es un sitio de periferia”.

“X’baatún es una ciudad que compitió con Izamal, o sea estaban habitados en épocas contemporáneas o que coexistían”, subrayó.

Incluso, la arquitectura es de tipo Izamal, es decir, compuesta de megalitos con esquinas redondeadas, aunque también hay fases del sitio con estructuras de piedra cortadas tallada, de mejor calidad y bien cortadas, similares a las del Puuc.

“Hay una confluencia de estilos, hay diferentes elementos arquitectónicos en un mismo punto”, abundó.

El edificio más notable es un basamento de 60 metros de largo por cifra similar de ancho y una altura de 35 metros, la cual está derrumbada, por lo que al restaurar el cuarto abovedo podría llegar a 40.

Lamentó el saqueo que hay en la estructura 1, cuya oquedad es circular, de 1.5 metros diámetro y 2.5 de profundidad, lo que provocó que se rompieran dos pisos de la estructura.

El entrevistado comentó que el sitio fue registrado en la década de los 80s del siglo pasado, cuando se realizó el Atlas Arqueológico de Yucatán, posteriormente, en 2000 se efectuó un proyecto regional y nuevamente se dio con el sitio, donde se efectuó un croquis del lugar.

A partir de agosto de 2019 inició la primera temporada de las investigaciones realizadas con financiamiento de la Universidad Europea del Atlántico y patrocinio privado, ambos de España, con la participación de arqueólogos de Barcelona, Madrid y Santander.

Las siguientes campañas serán en octubre de éste año así como entre enero y febrero de 2020, cuando se efectuarán excavaciones en los edificios, así como la consolidación y la restauración de los mismos.

El sitio se local en el parque ecoturístico de Oxhuatz, en Tekal de Venegas, el cual consta de un cenote y al menos cuatro lagunas en los alrededores del sitio, cuyo nombre toponímico es “Lugar donde se recoge el agua”.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *