A un año de su desaparición, la continúan buscando

Progreso.- – Aunque ya ha pasado más de un año de su desaparición, la familia de la señora María del Socorro Escamilla Beltrán sigue buscándola, a pesar de que no cuentan con apoyo de las autoridades.

Silvia Guadalupe Trejo Escamilla, hija de María del Socorro, comentó durante una entrevista, que su mamá desapareció el 6 de julio del 2019, luego que saliera con una bolsa de su casa.

“Mi mamá padecía de lagunas mentales, cuando lavaba trastes se le olvidaba enjuagarlos, pero sí recordaba su nombre y cosas del pasado. Ella salía de vez en cuando, así que nunca imaginamos que se perdería”, dijo.

“Ese día la bañé y, después, me puse a realizar mi quehacer. Mientras yo realizaba esto, ella salió y se fue por el rumbo donde ella vivía hace años, regresó y entró a su cuarto para agarrar una bolsa”, dijo.

Según contó, su mamá siempre lo hacía y regresaba, de modo que cuando salió de su vivienda, ubicada en la calle 98 por 33 y 35 de la colonia Feliciano Canul Reyes, no se imaginaron que nunca regresaría.

La familia empezó la búsqueda el pasado 7 de julio, pero fue hasta un mes después que se activó el Protocolo Alba; después que habló hasta con el gobernador ya que ninguna autoridad había hecho nada.

“Las autoridades no me están apoyando, un oficial me recomendó que hablara al 911 para comentar que la sigo buscando y me mandaron a unos oficiales. Ellos me dijeron que pensaron que ya había aparecido”, expuso.

Actualmente, según indicó, la Fiscalía está en coordinación con Sedesol, ya que estos tienen un censo de personas indigentes, de modo que esperan que María del Socorro se encuentre en esta lista.

Durante el año que ha transcurrido, la familia ha recibido innumerables avisos para ir a reconocer a su familiar perdido, pero todos han sido en vano, ya que han sido personas similares.

La última vez que la familia tuvo un indicio que la señora María del Socorro estaba viva, fue cuando unas personas la ubicaron en Temozón Norte; sin embargo, cuando la familia acudió al lugar, ésta ya no se encontraba.

“Hay una persona de Progreso que la vio en Mérida, y dijo que tiene una pierna vendada. Esta conocida estaba pasando en vehículo y la vio, me comentó que mi mamá estaba desalineada y con la mirada perdida”, agrego.

María del Socorro tiene aproximadamente 67 años, es clara de color, con orejas grandes, ojos cafés claros, nariz ancha y tiene una mancha en forma de corazón en la pantorrilla derecha. Actualmente no se sabe cómo va vestida.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *