A partir de marzo, han cerrado 4 mil restaurantes en Yucatán, y perdido 16 mil empleos

El presidente de la delegación de la cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Roberto G Cantón Barros, afirmó a cinco meses de la aparición del Covid-19 en Yucatán, cerca de cuatro mil restaurantes han cerrado de manera definitiva, con la pérdida de hasta 16 mil empleos.

Incluso, para evitar un mayor deterioro de este sector empresarial, “ya enviamos nuestra carta a Santa Claus”, con tres solicitudes, por lo que en el transcurso de ésta semana prevén una respuesta del Gobierno del Estado, y la próxima, puedan firmar el respectivo pacto.

En videoconferencia de prensa, detalló que la Canirac solicitó al Ejecutivo local que a partir del 1 de septiembre próximo los deje de operar los fines de semana, cerrar más tarde de lo permitido y el levantamiento de “la ley seca” para los restaurantes.

“Todo ello sin comprometer la salud de los yucatecos, buscando también dinamizar la economía de Yucatán”, acotó durante el encuentro virtual que presidió.

Ante los comunicadores, detalló que hasta febrero pasado, en el Estado habían entre 15 y 18 mil negocios de venta de alimentos preparados, los cuales generaban entre 72 y 76 mil empleos.

Tras la aparición en la entidad de la mortal enfermedad infecciosa de rápida propagación, y por ende, la suspensión temporal de actividades, ya cerró el 25 por ciento de los negocios, “los cuales no volverán a abrir”, al mismo tiempo que se perdió el 22 porcentual de los empleos que tenían.

“Tenemos la plena confianza de la firma de un pacto, previsto para la próxima semana, pues actualmente la economía está muy dolida, muy golpeada, muy castigada”, en el transcurso de los últimos cinco meses, subrayó.

A pregunta expresa sobre lo que ocurriría en dado caso de no autorizar las tres peticiones, el empresario enfatizó que “no quiero adelantarme a los hechos, vamos a esperar el transcurso de esta semana”, a más tardar mañana se daría el anuncio oficial sobre los resultados de las cinco mesas de trabajo.

Cantón Barros comentó que de acuerdo con el Diaria Oficial del Estado, la Ley Seca se levantará el próximo 17 de septiembre, por lo que se solicitó al Ejecutivo local la venta de bebidas embriagantes en los restaurantes, previo a tal fecha.

“La venta de bebidas alcohólicas en los restaurantes no afecta en gran medida a los expendios de cervezas, pues en las empresas alimenticias sólo representa el cuatro por ciento del total”, abundó al mencionar que hay personas que acompañan su comida con una cerveza, o un vino durante la cena.

Subsistencia

El presidente de la Canirac en Yucatán comentó que para subsistir, diversos empresarios se han avocado a efectuar otras actividades, pues “el impacto económico es devastador”.

Al mismo tiempo, el personal que perdió su trabajo ha optado por crear sus cocinas económicas en sus respectivos domicilios, “aprovechando lo que saben hacer”.

“La venta de comida en los domicilios es una competencia desleal pero es una necesidad que realizan las personas para subsistir ante la situación que prevalece y ante el nulo apoyo del gobierno federal”, enfatizó.

Resaltó que “no quiero desacreditar ni satanizar al comercio informal, pues ante todo se busca la forma de salir adelante”.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *