Taller “Alimentación

Progreso.- Es importante que los padres que la comida que se les da a los niños se maneje como premio o castigo además de resaltar el tiempo de calidad a la hora sentarse a la mesa en familia.

La licenciada en nutrición Citlaly Barradas Osorno, del departamento de nutrición del DIF municipal explicó lo anterior durante el taller “Alimentación divertida para una vida saludable”.

Indicó que no tiene que ser un episodio de pelea, el sentarse a comer con niños, al contrario, si se le da un toque especial a la comida, ellos mismos se acercarán y pedirán más.

Como padres es muy fácil darles a los niños dinero para su desayuno en la escuela, pero en la mayoría de los casos es comida “chatarra” porque los niños no saben lo que es nutritivo y se van con lo que comen los demás y la publicidad.

Por eso debemos sacrificarnos y una vez por semana ir al super a comprar lo que se vaya a comer en una semana; la ventaja actual que no van a la escuela por la pandemia es que pasan más tiempo con nosotros.

Unas formas de convencer a los niños son con platillos coloridos y presentable, llamados Obentos que provienen de la cultura asiática y de esta manera no se les da dinero, esto además te ayuda a ahorrar.

En la edad escolar, los niños deben de comer de todo, por eso es que en cada casa debe haber más vigilancia, debido a su energía, como no pueden salir, no tienen donde gastar su energía.

Ahora que se está en casa, se debe de marcar un horario para sentarse en la mesa, esto es para que el organismo se vaya acostumbrando.
Dijo que la visión, juega un papel importante, al ver los platillos se genera placer, esto como cuando vas al cine y te emocionas, vas comiendo más y más, además se manejó los diferentes tipos de cocción en las lentejas, soyas, mole de olla, a la plancha, hervido.

Dijo que no se hiervan las frutas y verduras pues se les quita todo el nutriente, lo mejor sería al vapor, la excepción sería en caldo como el puchero evitando frituras o crudos.

Los niños deben tomar más agua más que jugos o refrescos embotellados y eso sí evitar bebidas alcohólicas, en presencia de los menores que lo asocian a la felicidad, finalizó.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *