Superan seis mil nuevos casos de diabetes, en la Península de Yucatán

Durante el segundo cuatrimestre del año, la Península de Yucatán fue la región del país menos afectada por la diabetes mellitus, al menos en lo que va del año, reveló la Secretaría de Salud federal, al establecer que alberga el tres por ciento de los nuevos casos confirmados.

Asimismo, por el momento, en la región ya se detectaron más de seis mil nuevos casos de esta enfermedad crónico-degenerativa.

Los estados que conforman la región se ubican entre las 10 entidades federativas del país con menor incidencia, incluso, de cada 100 casos detectados hasta el momento tres corresponden a esta parte del país.

Hasta el momento, en México ya se registraron 212 mil 533 casos de los tres tipos de diabetes, tanto de tipo I como II así como la que aparecer con el embarazo, con una disminución del 29 por ciento con respecto al mismo período de 2019, cuando la suma fue de 299 mil 504.

Aunque es más común la diabetes mellitus no insulinodependiente o tipo II, el 95 por ciento de los casos.

Por ende, la diabetes mellitus es una enfermedad crónica degenerativa de muy alta prevalencia en nuestro país, la cual se trata de un padecimiento multifactorial, ya que influye el medio ambiente de la persona, la falta de ejercicio, la carga genética y la obesidad, así como el tipo de alimentos que se ingesta, principalmente.

En México, la diabetes mellitus es la principal causa de muerte, afecta a un número importante de la población, sin respetar género, edad o condición socioeconómica.

Además de ser la primera causa de muerte en México, y la tercera en Yucatán con más de mil defunciones al año, es una de las principales causas de hospitalización y su atención consume alrededor del 20 por ciento del gasto de las instituciones públicas.

Los factores predisponentes de la diabetes son el antecedente genético, el sobrepeso y la obesidad, el sedentarismo y al tabaquismo entre los más importantes.

Cabe destacar que este padecimiento afecta a todo estrato y condición social y no respeta edades. Los niños no están al margen de esta epidemia global, con sus debilitadoras y amenazantes complicaciones.

La persona con diabetes incrementa el riesgo de morir por cardiopatías, enfermedades cerebro-vasculares e insuficiencia renal. Y es la causa más importante de amputación de miembros inferiores de origen no traumático y la principal causa de ceguera.

La mayor problemática se registra en el Estado de México, con 24 mil 320 casos, el 12.1 por ciento, seguido de Veracruz, con 17 mil 793 personas, el 8.8 por ciento, y Jalisco, con 15 mil 328 afectados, el 7.6 porcentual.

En el caso de Yucatán, hay tres mil 264 positivos a esta patología, con un decremento del 15.5 por ciento, con respecto al año anterior, cuando la cifra fue de tres mil 862.

Por el momento, está en el décimo lugar nacional de la tabla de entidades con menor incidencia, con el 1.54 por ciento del total nacional, mientras que Campeche ocupa el primer sitio, con 944 casos, el 0.44 por ciento, y Quintana Roo, en el sexto peldaño, con dos mil 415, el 1.14 porcentual.

Diabetes y Covid

La coordinadora de Planeación y Enlace Institucional del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Alberta Bautista Botello, resaltó que la diabetes es un factor que podría generar mayores complicaciones en casos de Covid-19.

“Una persona tiene diabetes cuando sus niveles de glucosa en sangre son elevados de manera casi permanente, y se trata de un padecimiento multifactorial”, acotó.

“La mayoría de los pacientes con esta enfermedad crónica pueden desconocer que tienen esta enfermedad hasta que se presenta un disgusto o emoción fuerte que los hace recurrir a un médico, y es ahí donde se les diagnostica”, comentó la especialista.

Bautista Botello abundó que algunos síntomas que puede generar la diabetes son: aumento de la sed y ganas de orinar; fatiga, visión borrosa, entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies, así como pérdida de peso sin razón aparente.

De no diagnosticarse y tratarse tempranamente este padecimiento puede generar complicaciones como: daños en el sistema cardiovascular, neuropatía diabética, pie diabético, daños oculares y cáncer, entre otros.

La diabetes -continuó- es una enfermedad crónica que tiene un desarrollo gradual como consecuencia del sedentarismo, alimentación inadecuada y obesidad.

Requiere un control esencial que va de la mano y guía del personal sanitario capacitado y calificado, así como del apoyo y actitud de la familia del paciente.

Recalcó que en México, la transición alimentaria presentada en los últimos años, propicia la modificación en los hábitos alimentarios y evoluciona hacia estilos de vida que repercuten negativamente en la salud.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *