Ruz Guzmán: el lamento de los cínicos desvergonzados

La policía municipal de Umán le recuerda al exalcalde que ahora es un ciudadano común y corriente.

Por Fernando A. Toledo y Rivadeneyra

Las quejas y bravuconerías del exalcalde umanense Freddy Ruz Guzmán por el incidente en el que se vio involucrado su compinche Osca Durán, mejor conocido como “Oca”, son la máxima expresión del cinismo y la desvergüenza de un tipo que, tal parece, vive una realidad alterna y no se dado cuenta que la vida de los umanenses es muy diferente a lo que él imagina.

La detención del vehículo que tripulaba “Oca” no se debió a que él transitaba en estado inconveniente, sino porque no tiene licencia de conducir y tampoco pudo acreditar la propiedad del vehículo ¿hace falta decir más?

Claro, ahora que realmente sienten el rigor de la ley, como cualquier hijo de vecino, se ponen a chechonear olvidándose que esa policía es creación de ellos mismos. Es el lamento de los cínicos desvergonzados que olvidan que durante los seis años en los que Freddy estuvo en el poder la policía municipal estuvo al servicio de Carmen Guzmán como choferes guaruras y hasta de amantes. Ahí está el caso en el que Carmencita secuestró a un vigilante e invadió unos terrenos ejidales en Tanil acompañada de cuatro o cinco policías proporcionados por Freddito.

Freddy puso a la policía al servicio de sus propios intereses y sus elementos lo mismo montaban retenes para retener los vehículos de los mototaxistas que no se caían con su mochada o se ponían rebeldes.

O también para detener e incomunicar ilegalmente por más de siete horas a los periodistas que le fueron a solicitar información.

Ahora que ni “Oca” ni Freddy están en el poder, se dan cuenta que la policía de Umán no tiene preparación, es prepotente, actúa fuera de la legalidad y que no están al servicio de la ciudadanía sino de quien se sienta en la silla presidencial de palacio municipal. ¿Por qué no hicieron nada antes? Freddy tuvo seis años para hacer algo por la seguridad de Umán y crear un cuerpo policiaco institucional, profesional y al servicio de los umanenses, pero en lugar de eso los usó como medio de represión y como gánsteres para pasar la charola a todos aquellos negocios turbios y a los chiringuitos clandestinos de venta de alcohol.

Durante su administración, Freddy recibió cuatro recomendaciones de la CODHEY por violentar derechos humanos, las 2/2018, 20/2020, 24/2020 y 30/2020. Más que cualquier otro presidente municipal. ¿Por qué no resolvió eso en su momento?

Ahora, el monstruo que el creo y alimentó se lo devora. Y ahora sí chechonea y nos muestra en las redes sociales el lamento de los cínicos desvergonzados.
Es cuánto

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.