Reincidente caco es detenido, lesionado al caer con un tanque de 20 kg

Ebrio ladrón reincidente pretendió aprovechar las secuelas de la tormenta tropical Gamma al robar en la colonia Bojorquez, ya que en varias ocasiones se cayó en la cinta asfáltica al pretender huir con un tanque de gas butano.
Por tal motivo, resultó con serias lesiones en la cara y la cabeza aunque a los uniformados les dijo que fueron los vecinos quienes le dieron una paliza.

En tanto, su cómplice se fugó al percatarse que los vecinos salieron de sus domicilios y empezaron a perseguir al hoy detenido, quien fue capturado a unos 100 metros del lugar de los hechos.

El incidente se registró hoy, poco después de la una de la madrugada, en un predio ubicado en la calle 114 con 59 L de la colonia Bojórquez, delito que cometieron en el momento que de manera momentánea dejó de llover.

Un par de ladrones aprovecharon que la familia afectada estaba en el interior de su hogar, cuando optaron por brincar la albarrada con el objetivo de apoderarse de dos tanques de gas butano, de 20 kilos cada uno.

El ruido alertó a los afectados, quienes se percataron cómo uno de ellos pasaba por la albarrada el cilindro, quien lo cargó a cuestas y empezó a darse a la fuga.

De manera inmediata, el propietario salió del predio pero el ladrón se resbaló debido a lo mojado de la acera y cayó, al reincorporarse pretendió cargar con el botín pero se le dificultó y abandonó el tanque de gas al ver que otros vecinos salían a la calle.
Para su mala suerte, y debido a su condición etílica, el caco se resbaló en tres ocasiones hasta que le dieron alcance en la calle 112 con 59 L de la Bojorquez.

Los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), a bordo de varias patrullas, retuvieron al presunto inculpado, quien en numerosas ocasiones cayó en contradicción.


“Yo estoy pasando, vivo aquí a la vuelta, estoy tomado…, luego me agarraron, me están golpeando, hasta mi diente me movieron”, argumentó el individuo, quien andaba descalzo.

Al cuestionarle sobre su actitud, el individuo, de unos 30 años de edad, manifestó que “no sé de que tanque de gas me está diciendo, quizá otro lo quiso robar y yo pasé…”

Los vecinos manifestaron que no es la primera vez que lo detienen al pretender robar, además que es una persona conflictiva, y ante los evidentes hechos, los uniformados optaron por esposarlo, subirlo a la unidad, junto con el botín, para luego llevarlo a la cárcel pública.

Otras unidades efectuaron rondines por calles aledañas, para dar con el cómplice, pero la labor fue infructuosa.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *