Prevalece contaminación en Yucatán, pese recomendaciones de expertos

En el Estado prevalece la contaminación las cementeras, caleras, sascaberas y granjas, a pesar de las recomendaciones de los especialistas, pues los empresarios mantienen su postura de daño al medio ambiente y a la salud humana, coincidieron vecinos de Chocholá, Progreso y Umán.

De igual forma, establecieron que las posturas de investigadores, de diversas instituciones del país, demuestran que sus denuncias son correctas, por lo que están en espera de la respectiva solución de los jueces, pues ante todo se busca la preservación del medio ambiente así como también en evitar un daño en la salud de las futuras generaciones.

La reciente postura del especialista de Hidráulica e Hidrología en la Universidad Marista de Mérida, Jorge Alfonso López González, así como del director del Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Antonio Vieyra Medrano, alentó a los pobladores yucatecos para continuar su lucha legal en contra de cementeras, caleras, sascaberas y granjas porcícolas.

Incluso, en un principio se sustentaron de la experiencia y postura del presidente de la Sociedad Yucateca de Ingeniería Sanitaria y Ambiental (Syisaac), Abar Wildes Yerbes Maldonado, así como del presidente del Colegio de Ingenieros Químicos de Yucatán (CIQY), Alan García Lira.

En todo momento, los académicos e investigadores denunciaron la grave contaminación que emana de cementeras, caleras, sascaberas y granjas porcícolas, generando un gran daño al subsuelo y manto freático.

Los vecinos de Flamboyanes, comisaría de Progreso, Margarita Cajún y Matías Ceh denunciaron que desde el inicio de la edificación de la Planta de Molienda de Cementos Fortaleza, “se apreció el fuerte daño al entorno natural así como al manto freático, ante la extracciones de miles de metros cúbicos de agua”.

Asimismo, Josué Tun Hernández mencionó que durante las perforaciones en el terreno otorgado a esta empresa, en el Polígono Industrial de Progreso, se afectó a uno de los cenotes del lugar.

Por su parte, Camila Koh Díaz, vecina de Umán, resaltó la emanación de partículas y micropartículas en la construcción de una nueva planta de molienda, las cuales afectan la salud de los pobladores de dicho municipio.

Expresó la grave contaminación que también provoca al subsuelo, así como al manto freático.

Durante el año pasado, el alcalde Fredy Ruz Guzmán autorizó al Grupo Industrial Productos de Concretos Peninsulares SA de CV (Procon) la apertura de un banco de extracción de material pétreo y el de construcción conocido como sascab, en una superficie de cerca de 400 hectáreas, afectando a los habitantes de Tebec, Ticimul, Petecbiltun e Xcucul, comisarías de Umán.

Problemática similar afecta a lo pobladores de Chocholá, con la construcción de la calera Oxxica y del banco pétreo de la constructora Proser.

Incluso, el ejido de Chocholá forma parte de la Reserva Estatal Geohidrológica del Anillo de Cenotes, el cual emitió un amparo ante el Tribunal Unitario Agrario (TUA) número 034 para evitar la construcción de la calera y el banco pétreo.

En la problemática de daño ambiental también está implicada la empresa Producción Alimentaria Porcícola (PAPO).

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *