Por carne de cerdo contaminada, prolifera teniasis en Quintana Roo y Yucatán

El consumo de carne de cerdo contaminada ha provocado que Quintana Roo y Yucatán se conviertan en foco de infección de teniasis, al concentrar el 25 por ciento del total de casos, informó la Secretaría de Salud federal.

Actualmente, ambos se ubican entre las tres entidades con mayor incidencia, mientras que dicho mal está ausente en Campeche.

Hasta el momento, la patología está presente en la Península de Yucatán y de cada cuatro casos, uno fue diagnosticado en la región.

La teniasis es una infección intestinal causada por la forma adulta de grandes tenias, mientras que la cisticercosis es una infección tisular producida por la forma larvaria de una especie, la Taenia solium o también conocida como la tenia de la carne de cerdo.

Las manifestaciones clínicas de la infección por la tenia adulta son variables, si aparecen, y pueden incluir nerviosismo, insomnio, anorexia, pérdida de peso, dolores abdominales y trastornos digestivos.

Salvo las molestias causadas por segmentos de gusanos expulsados por el ano, muchas infecciones son asintomáticas.

La teniasis suele ser una infección no letal, y en los seres humanos es consecuencia de la ingestión de carne de cerdo cruda o mal cocida, con el desarrollo posterior del gusano adulto en el intestino.

La Taenia solium es el agente causal de la infección intestinal en su forma adulta, e infección somática por medio de las larvas, los cisticercos.

Mientras que la Tenia saginata, la tenia de la carne de res, causa solamente infección intestinal por el gusano adulto en los seres humanos.

En lo que va del año, en el país ya se registraron 129 casos confirmados, cifra que es 30.6 por ciento inferior con respecto al mismo período de 2019, cuando el acumulado fue de 186.

La entidad federativa con mayor incidencia es Yucatán, con 19 infectados, el 14.7 por ciento, seguido de Chihuahua, con 18 casos, el 14 por ciento, y Quintana Roo, con 15 personas, el 11.6 porcentual.

La patología está presente en 23 estado, específicamente está ausente en Aguascalientes, Campeche, Colima, Durango, Estado de México, Nayarit, Nuevo León, Sonora y Zacatecas.

De acuerdo con el estudio de “Control y prevención de teniasis/cisticercosis en México”, de 2000 a 2015, la morbilidad de la primera enfermedad circunscribió a seis entidades, sumando el 51.6 por ciento, tal el caso de Chiapas, Jalisco, Michoacán, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz.

La incidencia de teniasis disminuyó en casi 40 por ciento desde 2005, y los estados con reducciones importantes son Chiapas, Coahuila, Guanajuato, Michoacán, Tamaulipas y Yucatán, mientras que en el caso de Tabasco y Veracruz se registró un incrementó para 2015.

En cuanto al tratamiento, la SS estableció el prazicuantel es eficaz para el control de las infecciones intestinales por T. saginata y T. solium. a razón de 5 a 10 mg/kg, como dosis única.

Asimismo, aseveró que la niclosamida es ahora un fármaco de segunda línea y no se le consigue fácilmente.

Las medidas profilácticas para evitar las teniasis son cinco, empezando con evitar comer carne cruda o mal cocida, pues para matar al cisticerco hay que cocinar la carne en trozos pequeños a 65 grados centígrados o bien tenerla en congelación a -20 grados Celsius mínimo por 12 horas.

De igual forma, se debe de establecer adecuados controles sanitarios en los mataderos y frigoríficos, además de evitar que los animales estén en contacto con las heces de las personas infestadas, con el fin de romper el ciclo biológico del parásito.

También hay que administrar el tratamiento específico a los pacientes teniásicos para eliminar el parásito y evitar la propagación de los huevos y la autoinfestación.

Finalmente, la SS señaló la importancia de suministrar educación sanitaria y mejorar las condiciones socioeconómicas de las áreas afectadas.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *