“Policías ladrones me asaltaron dentro de mi casa”, asegura ciudadano

Felix Bigman

“Se robaron mi dinero y las cosas de valor, eran como doce policías con la cara cubierta”

El ciudadano José Antonio Bonilla Solís, relató que siendo cerca de la una de la mañana, se encontraba descansando en su casa, ubicada en la calle 73-A entre 66-A número 635-H del fraccionamiento Cerrito-Santana, en el municipio de Kanasín, Yuc. Cuando escuchó un alboroto, producto de golpes y patadas en su puerta, al percatarse de que eran policías abrió la puerta, momento que aprovecharon los uniformados de la secretaría de seguridad pública del estado, para someterlo en el piso, dentro de su casa, mientras lo golpeaban y otros agentes sustraían sus pertenencias y dinero.

Acto seguido le dijeron que se trataba de una confusión, mientras corrían hacia la calle, bloqueando la puerta para que tuvieran tiempo de escapar sin ser alcanzados, en el lugar de los hechos uno de los policías olvidó una camiseta, que tiene el escudo de la policía estatal de Yucatán y las siglas SSP.

Según testimonios de vecinos, las unidades que participaron en este acto son las marcadas con los números 6535, 6239, 6302 y 6240, al mando de un tal comandante Peniche, de la secretaría de seguridad pública. Múltiples testimonios de ciudadanos, vecinos de Jardines de Mulchechen, Cerrito, Santana, Palma Real, Álamos, Granjas, Leona Vicario, San Aroldo, Cecilio Chi, Dzoyolá, Andrés Quintana Roo.

Aseguran haber sido víctimas del comandante Peniche y sus policías, quienes son conocidos por perpetrar varios allanamientos de viviendas, robo, asalto, así como sustracción de vehículos automotores, los cuales, estando estacionados en las casas de sus respectivos dueños, son sacados con grúas, para luego infraccionarlos, careciendo de argumentos jurídicos. Resulta vergonzoso que mientras el gobernador Mauricio Vila Dosal presume gobernar el estado más seguro, llamado por él y su séquito de aplaudidores “el estado de la paz” elementos policiacos de esta calaña porten uniformes cometiendo esta clase de fechorías en completa impunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *