No pasa nada…, todo se olvida

LA VISIÓN DE CARONTE
Por Miguel II Hernández Madero
 
Las elecciones ya pasaron y poco a se disuelve la efervescencia del proceso electoral y en Yucatán los votos favorecieron a los postulados por Acción Nacional, mientras que el PRI vio una de sus peores campañas con derrotas abrumadoras y todo ello enmarcado por un incremento en los contagios por el COVID-19.

La euforia o decepción de los resultados electorales fue superada escasos cuatro días después de las elecciones, con nuevas restricciones, un nuevo impuesto por realizar reuniones y cierre de negocios, buscando encontrar culpables por el avance de la ´pandemia en Yucatán.

Todo ese entusiasmo de candidatos y seguidores queda en el pasado, ahora veremos meses difíciles para muchas familias yucatecas, pues de un plumazo aumentó el número de desempleados. ¿Afectará esto a las elecciones siguientes de 2024? No, para nada, faltan tres años y no importa lo que ocurra ahora porque en tres años todo se habrá olvidado.

Lo que ocurra en este y el próximo año no tendrá mucho impacto electoral, la memoria a corto ´plazo lo borrará y entonces veremos en la carrera por la gobernatura y el Senado de la República a los mismos nombres, pero con escenografías diferentes, con sonrisas aún más ensayadas y, lo peor, con seguidores que van a creer y volverán a confiar.

Pero quizá no olviden aquellos que perdieron a familiares, amigos por el COVID-19, o se quedaron sin bienes materiales, o quienes debieron abandonar estudios porque su familia ya no podía costearlo. De esos ciudadanos, muchos no van a olvidar, pero también para eso hay solución: encontrar culpables, o cambiarse de camisetas, de colores y banderas de partido. Eso les funcionó muchos y perjudicó a otros.

Estas elecciones mostraron muchas cosas, se pueden dar muchas lecturas, pero hay un aspecto en particular que no se debe perder de vista: el PAN se fortaleció con la división del PRI, pues muchos inconformes abanderaron las campañas de otros partidos.

Otro aspecto que quedó en evidencia es que Yucatán sigue siendo bipartidista, pero con un cambio de colores. Ya no es PAN y PRI, ahora vimos como se convirtió en Acción Nacional y Morena, con un tricolor desmadejado, sin rumbo y sin saber a ciencia cierta qué hacer para recomponerse.

Pero por encima de todo, antes de pensar en reconstruir un partido, sea cual sea, lo más importante es enfocarse en reconstruir el estado, con una auténtica política de Estado, con una auténtica poliarquía (que busque y encuentre un auténtico equilibrio de Poderes), ´únicamente así se podrán reducir los índices de pobreza, desempleo, inseguridad y depresión que tanto afligen a los yucatecos.

¿Será posible que las autoridades que tomarán posesión en septiembre próximo generen cambios positivos? Difícil, pero los ciudadanos aún tenemos esperanza. Ojalá que la segunda mitad de este sexenio no se convierta en una pesadilla.
Hasta la próxima…

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *