Los terrenos “cedidos” por Freddy: o “Venturita” miente, o en palacio municipal no se enteran de nada

Los “beneficiarios” continúan los tramites de escrituración y hasta la misma tesorería municipal les “cobra” los derechos correspondientes.

Por Fernando A. Toledo y Rivadeneyra

Tal y cómo lo veníamos anunciando: la sesión extraordinaria de cabildo en la cual se supone que “Venturita” dejo sin efecto el “reparto agrario” hecho por Freddy Ruz Guzmán y sus secuaces fue más un circo mediático que algo legal.
Este pasado lunes 4 de octubre, el escribano No.10, Ramón Indalecio Leyva Chávez, presentó en la tesorería del ayuntamiento de Umán diez recibos por concepto de declaración para el pago del impuesto sobre la adquisición de bienes, todos ellos con un monto a pagar de $0.00
Según se aprecia en las imágenes del vídeo anexo, todas esas declaraciones corresponden a los lotes fraccionados del predio 771-A, de la calle 33-B del Facc. Piedra de Agua, o sea, es uno de los predios cuya donación, se supone, “Venturita” echo para atrás en esa sesión extraordinaria de cabildo.

Si el cabildo ya acordó y declaró ilegales esas “donaciones” ¿por qué el ayuntamiento continúa dando tramite a para que los “beneficiarios” tomen posesión legal de ese terreno? O el director de finanzas del ayuntamiento umanense no se entera de nada, lo cual es muy malo, o “Venturita” está jugando al perverso juego del engañapendejos. Creo más lo segundo.
Cierto estoy que una de las razones por las cuales Gaspar no quiere tocar ni con el pétalo de una rosa a Freddy Ruz es quizá porque algunos de los esqueletos guardados en el armario de la oficina rosada de palacio corresponden a pecados compartidos. No, no lo puedo probar, pero no soy tan estúpido cómo para creer que no es así.

Mi hipótesis es que Ventura Polanco solo tendió una cortina de humo haciendo cómo que deshacía lo hecho por Freddy, mientras, por debajo del agua, permite que los “beneficiarios” continúen los trámites para tomar posesión legal del predio fraccionado. Quizá “Venturita” confiaba en que la existencia de estos documentos, que hoy exhibimos, quedara oculta y que el asunto no trascendiera. Que los trámites prosiguieran y una vez que los “beneficiarios” tomen posesión legal de sus predios sería imposible desalojarlos sin antes llevar al cabo un larguísimo y desgastante proceso legal, que también podría ser amañado para que lo pierda el ayuntamiento.
Se salen con la suya y le ven, una vez más, la cara a los umanenses.
Mal pensado que es uno.

Este asunto no es grave, es gravísimo. “Ventura” debe explicar, sin tanto choro mareador, el por qué su dirección de tesorería avaló con su sello estos diez documentos, pero, sobre todo y lo más importante, que acciones legales concretas va a tomar para que esto no continúe.


Su director de finanzas, Pablo Martínez, debe explicar claramente lo sucedido y también debe ser sancionado por pasarse por el arco del triunfo una resolución de cabildo.


Wilberth Adrián Ortiz, director de gobernación, asimismo debe explicar públicamente cómo va la integración de la carpeta de investigación sobre este caso. Wilberth tiene todas las pruebas para presentar un caso sólido ante la fiscalía ¿qué espera?
Y que a “Venturita” no se le olvide: no se nos olvida la auditoría que prometió, ni se nos olvidará. Que conste. Es cuánto.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *