La SAPAMUY en manos de Montero solo empeora

Por Fernando A. Toledo y Rivadeneyra

El agua potable es uno de los servicios municipales que mayor atención requieren en Umán. Sin embargo, todo parece indicar que la designación de Gregorio Montero como director de esa paramunicipal a sido uno de los errores del actual alcalde. Un error que aun está a tiempo de corregir.

Es de dominio público que la problemática de la SAPAMUY es herencia de administraciones anteriores y que corregir todas esas deficiencias requiere de un muy buen plan de rescate y de una agenda de objetivos que les permitan a los funcionarios de esa dependencia y al presidente municipal cuantificar y evaluar la obtención de los objetivos mediante resultados concretos. Esa misma ruta crítica, también sería una herramienta para comunicar a la ciudadanía los avances reales en la mejora del servicio.

Pero nada de esto ha sido presentado. No al menos de manera pública. Las únicas políticas que Gregorio Montero ha presentado ha sido una agresiva, agresiva para los usuarios, agenda de recuperación de cartera vencida y un oneroso, también para los usuarios, incremento en el costo de servicio. La justificación presentada es que hay que capitalizar a la paraestatal para que esta pueda otorgar un buen servicio. Lo de capitalizar a la SAPAMUY me quedó muy claro, el colmo sería que ahora, cobrando el doble por el servicio no se capitalicen, lo que yo no entiendo, y necesito que Gregorio Montero me explique, y también a la ciudadanía, es cómo eso se va a reflejar esa capitalización en un buen servicio y en cuanto tiempo llevará hacer eso.

Y no faltará quien argumente que el que debe dar las explicaciones es Gaspar Ventura, el alcalde. Podría ser, pero entonces ¿para qué están los directores si no van a asumir la responsabilidad del cargo? Se supone que el experto, en este caso, es Gregorio Montero. Por eso él es el director.

En todo caso el pecado de “Venturita” fue el haberle confiado el puesto a una persona incapaz para tal encomienda y lo que hay que exigirle a Ventura es la remoción inmediata de Montero Martín como director de la SAPAMUY. Si “Venturita” se equivocó, como a mí me lo parece, lo remedia quitando a Gregorio y designando un nuevo director con ganas de trabajar y con una clara idea de como rescatar a SAPAMUY para bien de los umanenses.
Es cuánto.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.