La policía de Umán actúa violentando la Ley y los derechos humanos

Sin embargo “Venturita” asegura que los elementos policiacos son profesionales y honestos.

Por Fernando A. Toledo y Rivadeneyra

Dicen que alabanza en boca propia es vituperio. Y ese es otro de pecados capitales del presidente municipal umanense, Gaspar Ventura Cisneros Polanco. Que sea él mismo quien tenga que elogiar el comportamiento de su policía municipal es muy mala señal, pues debe de ser quien recibe ese servicio quien evalúe la calidad. Claro que “Venturita” tiene todo el derecho del mundo a decir que sus gendarmes son unos ángeles de la guardia y también tiene derecho a no “engancharse” cuando se hace pública y publicada la ineficiencia y el proceder fuera de la Ley de los elementos policiacos a su cargo.

Lo que le debe quedar muy claro a Gaspar, es que él está obligado a corregir a todos aquellos elementos que actúen sin respetar los protocolos legales y el debido proceso. Si a “Venturita” se le proporcionan evidentes y contundentes pruebas que uno, o más, policías están actuando al margen de la Ley él está obligado a investigar y sancionar a los elementos infractores. Existe un principio jurídico absoluto que dice: “La ignorancia de la ley no te exime de su cumplimiento”. Es una máxima que se ha utilizado durante siglos para recordar a los gobernados que, lo deseen o no, tanto su persona como su conducta siempre está bajo la lupa del derecho, regulada y normada aun y cuando no sepan cómo sucede esto, ni cuál es el contenido de las reglas que les están aplicando. Si esto aplica para los ciudadanos comunes, es ineludible para quienes, se supone, deben hacer prevalecer la Ley y es Estado de Derecho.

En las redes sociales un ciudadano transmitió en vivo el momento en que una patrulla le detiene en el tramo que va de Umán a Yaxcopoil. Durante la transmisión, en ningún momento se aprecia que quien infracciona le deje en claro al chofer que artículos de la Ley de Tránsito y Vialidad del Estado de Yucatán violentó, solo se escuchan excusas. Pero más allá de eso, los policías parecen ignorar que el artículo 466 de dicha Ley solo contiene dos supuestos por los cuales están autorizados a retener la placa del vehículo. Y ninguno de esos dos supuestos aplicaba al caso.
Aun así, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, emitió un veredicto que considera anticonstitucional retener las placas de los vehículos infractores y estableció que en ningún caso se asegurarán como garantía de pago de las infracciones el permiso para circular, la tarjeta de circulación, la licencia de manejo o placas a los conductores que infrinjan la ley o su reglamento.
Eso se puede leer en el boletín número 137/2019, publicado en la página oficial de la SCJN el 12 de septiembre de 2019. Este ciudadano afectado bien podría ampararse ante un juez federal sustentado en dicho veredicto de la SCJN para que sus derechos sean restituidos.
Tan sólo en diciembre del año pasado, el ayuntamiento de Umán recibió tres recomendaciones de la CODHEY porque la policía municipal violentó los derechos humanos de los ciudadanos. Las recomendaciones son las número 20/2020; 24/2020 y la 30/2020. ¿Se le ha dado respuesta a esto? ¿Qué acciones ha tomado el ayuntamiento para acatar lo que la CODHEY le recomendó? ¿Espera “Venturita” que sus angelicales policías sigan violentando la Ley y que la CODHEY le emita más recomendaciones para actuar? ¿O, de plano, le tiene sin cuidado?

Los policías que detuvieron al chofer para quitarle las placas a su camión violentaron sus derechos toda vez que ejercieron un acto de autoridad sin motivación ni fundamento. Y esto es violatorio al debido proceso y a los derechos humanos, diga lo que diga “Venturita”.
Es cuánto.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *