Julián Pech, Kenia Waldina y los otros candidatos: ahora sí se quieren subir al barco y politizar las demandas en contra de Freddy Ruz y su familia

Por Fernando A. Toledo y Rivadeneyra

Desde la tarde de ayer, hasta hace poco más de media hora antes de empezar a escribir esto, he estado recibiendo llamadas de los operadores políticos de los candidatos a la alcaldía de Umán Julián Pech y Kenia Walldina, así como también llamadas personales de los candidatos de otros partidos pequeñitos.
La tarde de ayer una persona me llamó argumentando que, a nombre de “El Toro Pech”, Willian Quintal ya se había puesto de acuerdo con los candidatos de Morena y los partidos pequeños para firmar un compromiso en el cual todos los candidatos se deberán comprometer para darle continuidad a la demanda penal que yo interpuse ante la fiscalía en la cual acuso al alcalde Ruz Guzmán y a su familia de presunto enriquecimiento ilícito.
Casi inmediatamente después recibí otra llamada. Esta vez de un “morenista”, quien afirmó que Bruno Xool le proporcionó mi número telefónico y le había dado instrucciones de ponerse en contacto conmigo para proponerme exactamente lo mismo.
La de los candidatos de los partidos pequeñitos las recibí durante el transcurso del día de hoy.

Yo quiero dejar bien en claro algo: personalmente yo no puedo evitar que todos ellos, por su propia cuenta, entablen denuncias penales en contra de Ruz Guzmán y su familia. Están en todo su derecho. Sin embargo ¿por qué no lo hicieron antes? La demanda que yo interpuse es el resultado de dos años de trabajo en equipo… dos años. Durante todo ese tiempo recolectamos información para motivar y sustentar adecuadamente nuestra denuncia y durante ese tiempo ninguno de ellos se acercó a mí o al equipo de trabajo para ofrecer su ayuda. Esa labor de denuncia pública, que ahora es una denuncia penal, ocasionó que Freddy Ruz Guzmán nos privaran ilegalmente de la libertad, hace poco menos de dos años, a nuestro director general, a nuestro asesor legal y a un servidor. ¿Nos apoyaron Kenia Walldina, Bruno Xool, Julián Pech, Willian Quintal y compañía durante ese incidente? Si en su momento no les interesó ¿por qué ahora, en época de elecciones, sí les importa tanto?
Por otro lado, el mismo Bruno Xool será citado a comparecer ante la fiscalía, pues cómo ex síndico también puede resultar cómplice de los presuntos millonarios desvíos de recursos públicos de los que yo acuso a Freddy Ruz. Bruno aprobaba las cuentas públicas ¿no es así? ¿En serio creen Walldina y su mensajero que me voy a tragar el cuento que permitirán y promoverán un juicio penal en el que está involucrado su operador político?

Los únicos que me ofrecieron ayuda oportuna y desinteresada fue el departamento legal del Partido Verde de Umán y su candidata Teresita Santos. Y son en las únicas personas en las que confío que esta denuncia puede llegar hasta sus últimas consecuencias y que no pactarán a mis espaldas la impunidad de Freddy Ruz. Ni Kenia Walldina, ni Bruno Xool, ni Julián Pech, ni Willian Quintal y compañía me puede ofrecer esa seguridad toda vez que nunca antes les interesó el caso.
Para mí, ya cada uno de ustedes podrá tener su según, todos ellos representan la impunidad que ha permitido que Freddy lleve a Umán al despeñadero. Ninguno de ellos levantó la voz durante estos últimos seis años para denunciar públicamente y, mucho menos, llevar a Ruz Guzmán y familia a los juzgados penales. Durante todo ese tiempo fueron cómplices tácitos de los presuntos hechos de corrupción que ahora yo denuncio penalmente. Les recuerdo a los del PRI que hace tres años yo mismo les entregué pruebas fehacientes para comprobar presumibles hechos delictuosos electorales por parte de Freddy Ruz… y no hicieron nada. Entre ellos está la grabación en la que Freddy Ruz y Mardoqueo le ofrecen a Julia Rosado $30 mil provenientes del dinero público. Esa grabación ya me fue aceptada por la fiscalía como prueba para demostrar, ya no un delito electoral, sino un presunto desvío del erario para fines particulares. Julián y Gilberto, lo que hace tres años me despreciaron ¿ahora sí les interesa?
Por su parte Morena, y su candidata Kenia Walldina, parecen olvidar que hace tres años el “morenista” Gonzalo Canché interpuso una denuncia similar que dejó al olvido después de ser nombrado regidor. Además, su operador político Bruno Xool, está involucrado y tendrá que aclarar, en su momento y ante un juez de control, el por qué, cómo síndico, nunca se enteró de los millonarios desvíos de dinero público que presuntamente realizó su presidente municipal. Les recuerdo que la demanda también implica la asociación delictuosa en su modalidad de servidores públicos y que no solamente Freddy y su familia están denunciados, sino también todos aquellos que resulten responsables. Y esto incluye a Bruno Xool.

Cada ciudadano depositará su confianza en el candidato que crea conveniente o, para desgracia y vergüenza propia, en él que le llegue al precio de su voto. Esa es decisión propia y la respeto. Pero yo, en lo personal, no confío ni en Kenia Walldina, ni en Bruno Xool, ni en Julián Pech, ni en Willian Quintal y compañía, porque nunca antes alzaron la voz ni realizaron acciones para impedir los presuntos actos de corrupción cometidos en palacio. Y para mí, eso los convierte en cómplices porque nunca denunciaron hechos que son evidentes ante los ojos de la ciudadanía. ¿O hay alguien que pueda explicar el repentino enriquecimiento de la familia Ruz-Guzmán-Couoh?
Y lo digo, y lo repito, para que quede bien claro: el único apoyo que he recibido, y que agradezco, es la del área jurídica del Partido Verde de Umán y de Tere Santos. Nada más. Son los únicos que me han demostrado con hechos concretos que sí están dispuestos a luchar para terminar con esta espiral de corrupción que tiene hundido a Umán. Los demás sólo son unos oportunistas. Es cuánto.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *