Jazmín Villanueva, Kenia Walldina y Morena de Umán: entre “Juanitas” e impugnaciones

Por Consejo Editorial

Dicen que más pronto cae un hablador que un cojo. Y ese parece ser el caso de Morena en Umán: por un lado, sus candidatas Jazmín Villanueva, cómo diputada al VIII Distrito local, y Kenia Walldina, cómo candidata a la alcaldía, juraron y perjuraron durante su campaña electoral, a propios y extraños, que Enrique Castillo Ruz no tenía nada que ver con ellas. Ahora resulta que “Quique Castío” es el padrino político de Jazmín Villanueva, por lo que no dudamos, ni tantito, que la diputada electa sólo haya servido como “Juanita” y termine siendo un títere para que “Castío” ocupe, de manera virtual, la curul.

Lo indignante de este caso es que puede terminar siendo algo patético, pues quienes le confiaron su voto a Jazmín Villanueva lo hicieron ignorando que votaban para darle el poder a la mano que mece la cuna: Enrique Castillo. Eso les pasa por votar ciegamente por la marca y no por la capacidad personal, ética y moral del candidato y ante un hecho que era evidente y conocido por todos en Umán: las campañas de ambas fueron financiadas y operadas por “Castío”.

Por otro lado, también es digno de analizarse el comunicado hecho público por Kenia Walldina. Kenia hace de conocimiento general, en su muro de Facebook, que impugnará legalmente el resultado de las elecciones y ciertamente es en esa arena en donde la quiero ver luchar ahora.
Durante todo el proceso electoral,

Walldina ignoró las graves faltas electorales cometidas por los otros candidatos y no interpuso un solo recurso legal para proteger el voto de sus simpatizantes. Lo peor de todo, es que ni siquiera demostró públicamente su apoyo a quienes sí lo hicieron. Sin embargo, ahora sí dice comprometerse ante sus simpatizantes y votantes a llevar ante los tribunales una impugnación por presuntos delitos electorales. Lo interesante, e importante, es ver el nivel de compromiso de Kenia y que acciones llevará al cabo para cumplir.

Eso, por un lado, porque, por el otro, también es importante ver si sus simpatizantes y votantes le exigirán que cumpla su palabra o terminarán justificándola si ella no hace nada.

Tampoco hay que perder de vista si la decisión de impugnar es de “Quique” Castillo o de ella. O, en todo caso, si ella cuenta con el permiso de su padrino para proceder. Cómo quiera que sea, la que empeñó su palabra es ella y ahora lo que Walldina debe de hacer es rescatarla cumpliendo con lo prometido. Es cuánto.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *