Gaspar Ventura: verdades a medias son mentiras completas

Cómo ni Ventura, ni los funcionarios del DIF municipal quieren aclarar eso por las buenas, pues hay que obligarlos ante los fiscales.

Por Consejo Editorial

El candidato panista tuvo oportunidad, la noche de ayer, de aclarar, de cara a la ciudadanía, que las acusaciones que se le fincaron ante las fiscalías generales por presunto manejo de recursos públicos a favor de su candidatura son infundadas. Y estamos hablando, específicamente, del reparto de despensas que está llevando al cabo el DIF municipal.
Y es que “Venturita” sólo dijo verdades a medias; explicó el “qué” están haciendo en el DIF municipal, pero no explicó el “cómo” lo están haciendo: lo cuestionable y aparentemente ilegal no es el reparto de las despensas en sí, sino en los métodos y las personas que están involucradas realizando ese reparto.

De entrada, Gaspar no explica, ni justifica, la presencia del secretario general del PAN de Umán en el proceso de entrega: ¿qué hacía José Luis Paredes recogiendo copias de credenciales? ¿Es Paredes funcionario del DIF municipal? Además, si hay supervisores del gobierno estatal para dar fe que los beneficios se entreguen ciertamente a sus destinatarios y, cómo asegura Ventura, hay un registro con los nombres de cada beneficiario ¿para qué exigir una copia fotostática de las credenciales de elector? La Ley dice que sólo basta con presentar la credencial del INE para que se certifique que la persona que recibe el beneficio es la misma que aparece en la lista del padrón. Solo es cuestión de cotejar datos como nombres, direcciones, la fotografía y la firma.

Pero las declaraciones más desafortunadas por parte de “Venturita” es afirmar que los medios de comunicación organizamos una guerra sucia en su contra. ¿Es acaso guerra sucia cuestionar libremente cómo se manejan los recursos públicos? Gaspar se equivoca si cree, tal y cómo lo dijo en esa entrevista, que los medios y la ciudadanía son los obligados a ir al DIF a preguntar sobre cómo manejan los recursos públicos. No, la obligada es la institución y la obliga la Ley. A eso las mismas leyes y reglamentos le llaman rendición de cuentas y transparencia. Los ciudadanos y los medios de comunicación somos sujetos interesados, no obligados. Si Gaspar Ventura fuese congruente con lo que dice públicamente, debería exigir y asegurarse que el DIF responda las preguntas que planteo arriba y que, para su comodidad, repito: ¿Qué hacía José Luis Paredes, secretario del PAN de Umán municipal, recogiendo copias de credenciales?, ¿es Paredes funcionario del DIF? y ¿por qué y para qué exigir una copia fotostática de las credenciales de elector? Y cómo ni Ventura, ni los funcionarios del DIF municipal quieren aclarar eso por las buenas, pues hay que obligarlos ante los fiscales. Pero a lo mejor “Venturita” ya se está curando en salud desde ahora, para que cuando sea presidente municipal y se le cuestione sobre el manejo del erario, la rendición de cuentas y la transparencia argumente que se trata de “guerra sucia”. Es cuánto.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *