En riesgo los yucatecos ante ineficacia de Sauri Vivas para atender el Covid-19

Otra vez, la ineficaz labor del secretario de Salud de Yucatán (SSY), Mauricio Sauri Vivas pone en riesgo máximo a la población ya que el Covid-19 se mantiene a la alza por quinto día consecutivo, e incluso se establece la cifra más alta correspondiente al mes en curso.

Tan sólo ayer fueron 129 los casos confirmados, la cifra más alta en 34 días, y desde hace cinco días la incidencia cotidiana supera los 100 casos.

De acuerdo con el comunicado técnico diario de la SSY, hoy se registraron 129 casos confirmados activos del coronavirus 2 del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS-CoV-2) causante de la enfermedad Covid-19, distribuidos en 11 municipios, así como también cuatro defunciones registradas en dos poblaciones, específicamente tres en Mérida y uno en Timucuy.

A 261 días de la detección del primer caso de Covid-19 en Yucatán, ya son 23 mil 639 las personas infectadas con el letal agente biológico, con un rango de edad de un mes a 99 años.

De igual forma, a 239 días de la aparición de la primera defunción por la pandemia, en la entidad ya son dos mil 687 las personas que han perdido la vida, con una tasa de letalidad de 11.37 por ciento, y un índice de mortalidad de 118.94 casos por cada 100 mil habitantes.

En lo que va de este mes, en el Estado, el promedio diario de contagio es de 75 casos, con un mínimo de 45 ocurrido el pasado martes 10 y lunes 19, pero hoy fue el máximo, con 129, la cifra más alta en 34 días.

No obstante, sólo en estos últimos cinco días se han registrado 570 casos, el 27.1 por ciento del total contabilizado en lo que va del mes, pues el martes 24 fueron 114, el miércoles 25 fueron 102, el jueves 26 fueron 104 y el viernes 27 fueron 121.

Finalmente, en el caso de las defunciones, la situación permanece a la baja, con un promedio diario de seis occisos, con un mínimo ocurrido el pasado domingo 8, con dos finados y un máximo de 10, el pasado miércoles 25.

Del total de defunciones hoy registradas, eran tres hombres y una mujer cuyas edades fluctuaban entre 67 y 76 años.

Nada más uno de ellos no tenía comorbilidad o factor de riego, y de resto, tres eran diabéticos, dos tenían hipertensión arterial sistémica, uno tenía insuficiencia renal crónica y el restante, padecía de una enfermedad cardiaca.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *