¿Dónde está la vigilancia en los parques de Umán?

Hace unos días a Umán se le entregó equipo nuevo para la seguridad y vigilancia de la ciudad, esto por parte del gobierno del estado, pero las autoridades dejan más claro que no les importa, total, seguirán haciendo mal su trabajo.

No se necesita que haya asaltos, robos o vandalismo, y vaya que sí hay bastantes en Umán para decir que no hay seguridad; para muestra de ello muchos parques públicos grafitados por los vagos sin oficio ni beneficio, quienes ya se han vuelto un problema serio en todo el municipio.

Parques como el del Cerrito, Santa Bárbara, Arcos II y los de Itzincab, entre otros, tienen marcas lamentables de que en Umán impera el vandalismo y que estos personajes hacen y deshacen a la hora que se les da su gana, total los policías les temen y no les hacen absolutamente nada, no fueran pobres indigentes porque llegan cinco patrullas y como 25 elementos para levantarlo y estropearlo, claro si mensos no son.

Se ve horrible que en un sitio de esparcimiento sano público haya garabatos pintados por todos lados, alteran el orden público, pues que esas pintas marcan territorios entre pandillas y muchas veces provocan riñas que afectan a los vecinos de dichos parques donde se hayan los conflictos, aunque esto parezca algo de la década pasada, actualmente en Umán siguen sucediendo y sí, debido a la inseguridad que desde hace más de cuatro años ha aumentado en grandes cifras en la ciudad.

Pareciera una broma o algo sin sentido, pero muchas veces en una comunidad al no haber espacios públicos sanos, limpios y con buena imagen, los jóvenes se vuelven más vulnerables en adquirir vicios y con esto aumentar la inseguridad.

No fuera que grafiteen la casa de Freddy Ruz, porque rápidamente se mueven sus lame botas (¿todavía tendrá seguidores?) o hasta el sale un comunicado informando sobre aquello, ¿se acuerdan cuando dijo que había alguien en su casa y todo ese circo que armó? Así debería hacer cuando los vagos atentan contra la infraestructura y la tranquilidad de Umán.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *