Aviadores en el ayuntamiento de Umán: sanguijuelas que sangran el erario

¿Hay recursos para la nómina de aviadores, pero no para satisfacer las necesidades de los ciudadanos?

Por Daniela C. Canul

Hace un par de días, un usuario de Facebook que responde al nombre de Iván Ruiz, destapó la cloaca en Umán exhibiendo al actual secretario municipal y director de cultura, involucrados en un presunto acto de corrupción, ya que el último personaje, tiene en la nómina de su departamento a una mujer, aparentemente su tía, la cual cobra unos $8,000 pesos al mes sin hacer absolutamente nada en el ayuntamiento.

Es importante señalar que este caso no es el primero y es evidente que hay muchos aviadores que se encuentran robando dinero público en el ayuntamiento de Umán. Un ejemplo claro de ello, es el actual regidor Mardoqueo Uicab, quien, en la primera administración de Freddy Ruz Guzmán, fue aviador durante los tres años de gobierno, cobraba, en números redondos, $8,000 pesos a la quincena sin hacer absolutamente nada. ¿A cuenta de qué los umanenses le pagábamos a un cínico vividor $16,000 al mes?
De hecho, el regidor petista morenista Gonzalo Canche Cetz, en una sesión de cabildo, hace ya un par de años, encaró a Freddy Ruz Guzmán acerca de este tema y el primer edil juró y perjuró que en su administración jamás hubo ni habrá aviadores. Lástima que Gonzalo no tuvo el valor de mencionar el ejemplo de Mardoqueo, a quien prácticamente tenía a su lado.

Este grave problema de tener decenas de vividores y lacras en las distintas nóminas del ayuntamiento de Umán, al mes nos cuesta a los ciudadanos cuesta demasiado dinero, mismo presupuesto que puede ser invertido para reparar y rehacer calles; mejorar los servicios básicos como lo son el agua potable y la recolecta de basura; darles mantenimiento a luminarias y una larga lista de quehaceres en la ciudad. Pero en lugar de mejorar la calidad de los servicios, Freddy Ruz, José Manuel y sus regidores prefieren mantener con nuestros impuestos a una horda de zánganos.

Es una verdadera vergüenza que ningún regidor sea capaz de cuestionar y dar fin esta problemática y ponerle un alto al presidente municipal. Para la mayoría de los umanenses queda muy claro que Freddy mismo es quien acomoda a los de su círculo íntimo en la nómina del ayuntamiento para pagar los “favores” que de ellos recibe. Y ya entrados en eso, les da chance a los regidores de hacer lo mismo. Así todos felices y contentos. Hoy salió a la luz JoseMa y Juan Carlos García, quien es protegido de dicho regidor, quien también es secretario municipal.

El hecho de que ningún integrante del cabildo cuestione y marque un alto al alcalde quiere decir que ellos también tendrán a sus protegidos y que de igual forma, les toca parte de la lana robada, porque un aviador es lo mismo que un ladrón, nada más que con una autorización previa. ¡Ay Umán como me dueles! ¿Sabe usted estimado lector cuantos baches, luminarias y demás servicios y necesidades cuesta un aviador? Le dejamos esta pregunta a la reflexión.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *