Alcalde de Umán y su regidor chupatrusas Mardoqueo haciendo campaña en pleno huracán

Estos dos ya no conocen la vergüenza.

Por Aquilesvoy Tinal

¡El colmo de los colmos en Umán! El alcalde Freddy Ruz Guzmán y el regidor Mardoqueo Uicab, el que ya no se sabe a cuál partido pertenece, andan alzando su campaña en medio de los remanentes del huracán Delta. Se conoce que perdieron la razón y la cabeza, si es, que alguna vez la tuvieron.

El primer edil de esta ciudad, como siempre, saludando con sombrero ajeno, presumiendo un acto que ni él y ni sus súbditos hicieron. En el Fraccionamiento San Lorenzo, un árbol cayó casi aplastando a un empleado de cobranza, sin embargo, esto no sucedió. De inmediato los habitantes solicitaron la intervención de autoridades de protección civil y de la policía municipal, pero éstos llegaron tarde como siempre lo hacen. La gente tomó acción y con hachas, machetes y demás objetos rudos, lograron cortar el enorme árbol.

Entre todos los vecinos retiraron los troncos del lugar y, después llegó la policía y los gatitos del gato mayor. Pero era demasiado tarde. Freddy presumió que su gente hizo un caso oportuno al llamado, cuando fue todo lo contrario. La gente de Umán ya conoce a su alcalde y por supuesto que no le creen nada de lo que dice, salvo sus boots y a los que ya engañó con un puesto cuando él sea diputado, si es que llega a serlo.

Mientras tanto, el desubicado político y poco útil regidor Mardoqueo Uicab, están tan desesperado en levantar su campaña que, sin importar exponer a su gente y a los demás, salió en pleno paso del huracán Delta por Umán para “ayudar” a los indigentes, esto después de ver que en esta casa editorial se expuso su ineficiente trabajo como regidores, de él y sus compañeros. ¡Ya ni la muelas Mardoqueo! Además, en una ocasión él dijo que cuando se ayuda, no se debe presumir, se le olvidó, pues lo primero que hizo fue postear una selfie con la persona que ayudó y presumir lo en su página de Facebook.

Obviamente los pocos que le creen, son la gente desubicada como él. Si cree que con hacer eso tendrá credibilidad, pasará todo lo contrario. Es horrible cuando un “político” se las da de buen prójimo, cuando todos saben que no es así.

En fin, los políticos de Umán así son. Los mismos que quieren seguir mamando de la ubre pública porque ya lo vieron fácil. Confunden ser servidores públicos con ser zánganos y para desgracias de los umanenses, han convertido a la ciudad en un enorme panal. La ventaja, es que la gente ya se dio cuenta y este 2021, el único objetivo es derribar los malos gobiernos.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *