Y a los regidores ¿quién les dice algo?

Por El Observador Motuleño

Campantemente, una regidora estacionó su vehículo, placas ZBR362C, en franja amarilla infringiendo la ley de tránsito. Claramente se nota que el carro se encuentra estacionado en franja amarilla, pues se estacionó delante el cono que delimita el lugar permitido.

El policía, por ser la regidora un servidor público de primer nivel le permite estacionar, ¡ah!, pero si fuera un ciudadano o un visitante le quitarían las placas y le pondría una jugosa multa. Ciudadanos que vieron esta falta de la funcionaría publica de Motul, piden que todo sea parejo para la ciudadanía, pues si ella puede estacionar en un lugar prohibido solo para ahorrar unos pesos de estacionamiento y no caminar, entonces la policía debe dejar a los ciudadanos estacionar en los comercios del centro para hacer sus compras. O todos coludos, o todos rabones.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *