“Venturita” y el basurero municipal de Umán: la quema del infinito

Es el doble impacto que este incendio ha provocado debido a la negligencia y falta de protocolos para combatir algo tan especifico: por un lado, está la nube tóxica que contamina el aire, pero Gaspar no advierte a la población sobre la grave contaminación que está sufriendo el manto freático.

Los miles de litros de agua vertidos sobre esa basura, para apagar el incendio, están permeando hacia el subsuelo llevando también todos los lixiviados producto de la putrefacción de los desechos orgánicos. Tarde o temprano, toda esa agua contaminada se mezclará con la del manto freático.

Por Fernando A. Toledo y Rivadeneyra

El alcalde umanense, Gaspar Ventura Polaco, ya no sabe que fuego apagar. Por un lado, está el incontrolable incendio del basurero municipal que, desde hace más de una semana, emana una espesa humareda toxica sobre el poniente de la “ciudad” de Umán y sobre parte del municipio vecino, Samahil. Del otro lado, está el encendido furor ciudadano que exige una solución al eterno problema de un tiradero de deshechos al aire libre que se incendia, por las razones que usted guste y mande, con suma frecuencia y con periodos de conflagración cada vez mas largos.

Sumemos a esos ánimos ciudadanos ardientes, la gasolina que el mismo “Venturita” echó el día de ayer con sus desafortunadas declaraciones y sus torpes justificaciones.
¿Cuál de los dos incendios le preocupará más a Gaspar? ¿A cuál de los dos le invertirá más recursos públicos? ¿Cuál ocupa más de su tiempo para ser sofocado?

La nota publicada hoy por Diario de Yucatán, firmada por Carolina Uc, parece una muestra que “Venturita” también está invirtiendo tiempo y recursos para que su imagen pública no se achicharre más.
La información que Carolina ofrece, basada según ella en las declaraciones oficiales hechas por el mismo Ventura Polanco, parece más un boletín escrito por la dirección de comunicación social que una investigación periodística. Y quiero dejar claro, antes que alguien amarre navajas, que no crítico a Carolina como persona, sino su información publicada por Diario de Yucatán.

Si, tal y como se afirma en la mencionada nota, el detonante de la conflagración fue una camioneta de una empresa particular que ardió en llamas, ¿por qué no apagaron ese incipiente incendio con un extinguidor antes que llegará a mas? ¿A Carolina no se le ocurrió cuestionar ese pequeño, pero importante, detalle al alcalde? Lo que yo entiendo es que, a pesar de que ese basurero se incendia con suma frecuencia, la dirección de protección civil municipal no se ha preocupado, ni ocupado, por crear un protocolo para combatir y controlar un conato de incendio. ¿Cómo puede ser posible que en un lugar con alto grado de inflamabilidad no se cuente, tan siquiera, con un miserable extintor?
Por otro lado ¿qué hacía una camioneta de una empresa particular dentro de las instalaciones del basurero municipal? ¿Qué empresa es? ¿Qué responsabilidades le va a fincar el ayuntamiento? La dirección responsable del basurero municipal debe de tener en una bitácora todos esos datos, porque no puede ser posible que nadie lleve registros de los vehículos que ingresan, por la razón que sea, al basurero. ¿Dónde está el peritaje técnico qué determinó la causa del incendio?

La conflagración no inició este pasado domingo 21 como afirma la nota, inició muchos días antes. Y si se trata de dos incendios, uno detrás de otro, hay razón de más para cuestionar la labor de protección civil. ¿Por qué no se tomaron precauciones desde la primera vez? (1)

Si bien es cierto que en 2010 se hizo una fuerte inversión para crear un relleno sanitario que cumpliera con la norma NOM-083-SEMARNAT-2003, no se dice la verdad completa. El relleno sanitario no funcionó como tal, pero no a causa de deficiencias técnicas propias de la obra, sino a la falta de preparación de los operadores municipales, contratados por el entonces alcalde José “Chepo” Castillo, que lo incendiaron por vez primera, estropeando todo el polietileno y el drenaje para lixiviados. Ese primer incendio acabó con la funcionalidad de ese relleno sanitario.

Quizá “Venturita” oculta esa historia porque el fue regidor durante esa administración y, en esa época, se calló la boca, evadió su responsabilidad como edil y no dijo nada. Ahí lleva Gaspar un poco de culpa y él lo sabe muy bien, por eso oculta ese pecadillo.

Otra cosa que no dice la nota es el doble impacto que este incendio ha provocado debido a la negligencia y falta de protocolos para combatir algo tan especifico. Por un lado, está la nube tóxica que contamina el aire, pero Gaspar no advierte a la población sobre la grave contaminación que está sufriendo el manto freático.

Los miles de litros de agua vertidos sobre esa basura, para apagar el incendio, están permeando hacia el subsuelo llevando también todos los lixiviados producto de la putrefacción de los desechos orgánicos. Tarde o temprano, toda esa agua contaminada se mezclará con la del manto freático.

También es verdad que todo este desastre ecológico y de sanidad es causado por años de negligencia. Eso “Venturita” lo reconoce, pero, fiel a su estilo o a sus propios intereses, no actúa en consecuencia. Del 2010, año en que se entregó para su operación el relleno sanitario, al 2021 han pasado cuatro administraciones. Doce años de los cuales seis, la mitad de ellos, son de Freddy Ruz Guzmán. ¿Por qué no empezar por ahí? Gaspar debe revisar las actas de entrega-recepción del 2015, año en que Freddy tomó posesión como alcalde por vez primera. ¿En que condiciones reportó Freddy que recibió esas instalaciones? Para eso es precisamente el proceso legal de entrega-recepción, para que se documenten todos los incidentes y las condiciones en que se reciben las cosas del municipio.

Si Freddy reportó que todo lo recibió bien, entonces el culpable es él. No hay más de donde buscar. Que Gaspar no solo nombre a los culpables, que los lleve ante la Ley, esa es su responsabilidad. Y de ninguna manera se trata de una cacería de brujas, pues los acusados deben tener un juicio justo y el derecho a defenderse de acuerdo al debido proceso.
Es cuánto.

Referencia:
(1) https://tuespaciodelsureste.com/arde-el-basurero-municipal-de-uman/

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *