Tiempo de redentores…

LA VISIÓN DE CARONTE
Por Miguel II Hernández Madero

Los cielos se abrieron en la zona sureste de México y aunque no fue un huracán, llovió durante varios días y esto provocó inundaciones que agravaron la difícil situación que se vive por la contingencia del COVID-19, el desempleo y la pobreza…, pero no todo está perdido, pues ya llegó el tiempo de los redentores (políticos).

Frente al ya difícil panorama que tienen frente a sí miles de yucatecos, dentro del contexto nacional, las cosas se agravaron con las inundaciones. Desde hace casi tres meses la actividad económica se ha paralizado, llevando a cierre de fuentes de trabajo, despidos, desempleo, psicosis, depresión y agresividad.

La gente esperaba apoyo, pero en respuesta sigue vigente el cobro de impuestos, reemplacamiento, con aumento en el costo de derechos y expedición de licencias. Además, el servicio de consumo de energía eléctrica no sólo se sigue cobrando, sin miramientos, sino que se incrementó, con casos admitidos por la CFE, donde el consumo fue “estimado”.

¿Y el apoyo?, reiteramos la pregunta pero este no llegó, lo que si apareció, como hongos desde las primeras semanas de la contingencia, fueron los políticos con su mensaje de redención, tomándose fotos a modo y con una manipulación tan evidente que puede incluso puede resultar ofensivo, porque exhiben la pobreza y la necesidad, pero no nos referimos a las condiciones de la gente, sino al aspecto moral y la necesidad de promoción de imagen, en una forma desesperada por posicionar imagen frente al proceso de selección interna de candidatos para este año.

Y llegaron las lluvias… Y la gente se quedó en sus casas el mismo día que se “levantó la ley seca” en casi todos los municipios…, la intensidad de la precipitación pluvial provocó filtraciones, daños en casas e inundaciones dejando a municipios en situación de emergencia. Apenas dejó de llover, el escenario era desolador en muchos lados, con rostros tristes y desesperados de los habitantes, pero con mirada atenta de los políticos, quienes vieron nuevamente el escenario perfecto para promoverse.

Así, empezaron a circular las fotos de legisladores, funcionarios y otros personajes, metidos entre el agua, divulgándose además notas donde se destaca que tal o cual personaje, anda en chancletas, con los pies arrugados por el agua, por visitar a los afectados.

¿A alguien se le ha ocurrido que lo realmente importante son las acciones concretas en vez de la foto propagandística?

Al final vemos que todo es cosa ya de simulación, pero con un discurso viejo, superado y que resulta insultante frente a la realidad social, más allá de las paredes del mundo feliz.

Hasta la próxima…

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.