//empieza aki //hasta aki

Omar Pech pone al descubierto que las polémicas cartas de vecindad emitidas por el ayuntamiento de Umán carecen de valor legal

También aseveró que Novedades de Yucatán mintió y torció las declaraciones de Juan Puc con respecto a las cartas de vecindad

Por Consejo Editorial

El director de atención ciudadana del ayuntamiento de Umán aseguró, durante el programa “El De(l)Bate de Umán” transmitido la noche de anoche a través de nuestras redes sociales y plataformas, que el director de protección civil umanense, Juan Puc Maldonado, no dijo lo que publicó el rotativo Novedades de Yucatán. Sin embargo, Omar Pech tampoco pudo explicar por qué la dirección de comunicación social, o el propio Juan Puc, no han desmentido, o aclarado al menos, lo publicado por ese medio de comunicación.

Lo cierto es que el director de atención ciudadana de Umán no aclaró las aguas turbias, que se han enlodado aun más con el silencio de las autoridades umanenses, con respecto a la presunta venta de cartas de vecindad. Por el contrario, Omar Pech agitó aún más la ciénega y el mal olor de que algo está podrido no se puede ocultar. Además, para empeorar las cosas más, si eso es posible, Pech evidenció que esas cartas emitidas por Freddy Ruz Guzmán y el ex secretario municipal, Manuel Garrido, carecen de todo valor legal, puesto que no tienen fundamento legal alguno.

El mismo Omar Pech leyó en voz alta el párrafo que debería dar sustento legal a ese documento y que textualmente dice: “Se expide la presente constancia en el ejercicio de las facultades que me otorga la fracción XII DE LA LEY DE GOBIERNO DE LOS MUNICIPIOS DEL ESTADO DE YUCATÁN para todos los efectos legales a que haya lugar” (sic), sin mencionar a que artículo en específico pertenece esa fracción. Cuando se le cuestionó a Pech a que artículo corresponde esa fracción XII que cita en las cartas y si sabía que esa omisión es grave porque todo acto de autoridad debe fundamentarse el director de atención ciudadana quiso restarle importancia argumentando que sólo se trata de un simple error de redacción. En la imagen anexa a esta nota está un documento de esos en donde se aprecia con claridad el párrafo citado.

Lo grave del asunto es que todas esas actas carecen de valor legal y demuestra el enorme descuido con el que fueron emitidas y es clara evidencia que las autoridades ignoraron los protocolos y las formas legales y las repartieron, o quizá las vendieron, como si tratase de un producto hecho en serie. Lo importante para ellos, según se ve, era la cantidad y que el dinero entrara… ¡qué importa si al final de cuentas la carta de vecindad otorgada es más chafa que un billete de cuatro pesos!

Cómo siempre sucede con estos casos, la apuesta de Freddy Ruz y sus regidores es dejar que pase el tiempo y venga el olvido. Que los umanenses se jodan, ellos están en su pedestal y no se van a dignar a dar una explicación de lo sucedido al pueblo llano porque nadie está encima de la Ley, más que ellos mismos. Es cuánto.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.