Mortalidad en Yucatán se dispararía ante capricho de López Escoffié

Por El Cazador Nocturno

A pesar del grave riesgo que representa el mototaxi, la diputada local Silvia América López Escoffié convenció a sus homólogos para aprobar la modificación de la Ley de Transporte, lo que dispararía la mortalidad en Yucatán.

Por ende, tal propuesta sería contraproducente para los yucatecos, pues habrían más defunciones provocadas por estos endebles vehículos.
Tan sólo en el primer semestre del año, en Yucatán, el taxi y mototaxi se convirtieron en Yucatán en los vehículos de transporte público de pasajeros más letales, seguido del autobús y del taxi foráneo.

Es decir, el mototaxi es el vehículo con el mayor número de accidentes de tránsito y de siniestros viales en el Estado.

Tan sólo en los primeros seis meses de 2020, en el Estado se registraron 193 accidentes de tránsito, en el cual estuvieron implicados 206 conductores de transporte público de pasajeros, con un saldo de 222 lesionados.

Lamentablemente, en ese lapso de tiempo ocurrieron seis siniestros viales, en los cuales, ocho personas perdieron la vida.
El pasado 30 de junio, integrantes de la comisión Desarrollo Urbano, Vivienda e Infraestructura aprobaron por unanimidad el proyecto de dictamen para modificar la Ley de Transporte, en materia de transporte alternativo, propuesto por Movimiento Ciudadano, con el objetivo de legalizar el servicio de calesas, mototaxis, tricitaxis y motocarros.

Por ende, tal disposición dispararía el índice de mortalidad, debido a la alta peligrosidad que representan los mototaxis, pues son los vehículos más endebles e incluso, desde un principio, expertos vieron con desagrado la propuesta de la diputada Silvia América López Escoffié.

De acuerdo con la información proporcionada por las secretarías de Seguridad Pública (SSP) y de Salud de Yucatán (SSY), así como de la Fiscalía General del Estado (FGE), de enero a junio se registraron 193 accidentes de tránsito, cifra que es 38.1 por ciento inferior al registrado en el mismo período de 2019, cuando la suma fue de 312 casos ocurridos en calles y avenidas de Mérida y del interior del Estado, además del Anillo Periférico “Manuel Berzunza y Berzunza” de la capital yucateca, así como en las diversas carreteras de la entidad.

El notable decremento se debió a la interrupción temporal de la actividad escolar, laboral y recreativa, así como la movilidad en el espacio público, pero se registró un aumento con el inicio de la Nueva Normalidad.

Asimismo, fueron 222 los lesionados, de las cuales, sólo algunas ameritaron su traslado al nosocomio, y desafortunadamente, ocho perdieron la vida.
Del total de sucesos, estuvieron implicados 77 mototaxistas, el 37.4 por ciento, 57 operadores de autobuses, el 27.7 por ciento, y 47 taxistas urbanos, el 22.8 porcentual.

Asimismo, 11 taxistas foráneos, 10 conductores de colectivos, tres guiadores de minibuses, y un tricitaxista.

En el caso de las defunciones, fueron seis los siniestros viales, en los cuales perdieron la vida ocho personas, específicamente cuatro hombre e igual número de mujeres, quienes fenecieron en el lugar de los hechos, durante su traslado al nosocomio o en el interior de la clínica u hospital donde fueron internados.
En Mérida ocurrieron tres de los lamentables sucesos, uno en Motul, y los dos restantes, en carreteras de la entidad.

De acuerdo con la estadística, del total de occisos, habían cuatro pasajeros, dos ciclistas, un motociclista y un peatón.

Los hechos fueron protagonizados por un par de mototaxistas así como por dos taxistas urbanos, el operador de un autobús y un taxista foráneo.

El mototaxi, debido a sus características, es un vehículo endeble, ya que se puede volcar al pasar por un bache, un tope, un paso peatonal, con una piedra en la cinta asfáltica, al momento de dar la vuelta, e incluso, hasta por la ráfaga de aire que genera un vehículo al pasar cerca de la unidad, aunado a una falla mecánica o por la negligencia del conductor.

Incluso, a mediados de febrero de 2019, en Tekax, un mototaxi acabó volcado cuando se le atravesó un balón de fútbol, y recientemente ocurrió otro similar cuando el conductor intentó esquivar un perro.

Finalmente, en enero se registraron 55 accidentes, cifra similar en febrero y en marzo fueron 53 casos.
Debido a la Jornada Nacional de Sana Distancia por Covid-19, la problemática disminuyó de manera notable, al grado que en abril fueron siete los incidentes y en mayo fueron 11.

La suspensión temporal de actividades ante la pandemia se registró de marzo a mayo, y en junio, con la Nueva Normalidad, fueron 12 los sucesos.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *