Los umanenses repudian al alcalde por desalojar a ancianos de la vía pública

Por Omar Xool

El nuevo mercado de Umán no se ha terminado de construir y ya está generando polémica y problemas.

Freddy Ruz Guzmán, alcalde de Umán, nuevamente se ha ganado el repudio de la gente por hacer un mercado que nadie necesita y que ningún umanense aprobó desde que se dio la noticia de su construcción. Esa obra ha traído consigo una serie de problemas, algunos de ellos muy serios, todos ellos creados por el mismo Freddy Ruz y su administración actual, sobre todo las direcciones de obras públicas y de mercados, cuyos directores se han visto inmiscuidos en escándalos públicos acusados por la sociedad por corrupción, ya que los umanenses afirman que lo recaudado por la venta de los puestos servirá para financiar la campaña de Gaspar Ventura, “Venturita”.

Sin embargo, el día de ayer, un nuevo escándalo protagonizó el mal querido “Mercado de San Francisco”, que no ha sido inaugurado, pero vaya que ha hecho daño a la población.

Trascendió que una pareja de adultos mayores fue desalojada de las afueras del nuevo mercado en construcción, sitio que hasta el momento sigue siendo la vía pública y donde los abuelitos han vendido sus frutas desde hace ya aproximadamente una década sin que nadie les diga nada.

Ayer martes, sin mediar procedimiento legal alguno, fueron sacados de ese lugar a solicitud del alcalde y del director de mercados. El acto arbitrario las autoridades lo hicieron a sabiendas que esa pareja de ancianos llevaba años vendiendo en el lugar.

“Muchas gracias admirable, honorable e inigualable señor presidente Fredy Ruz Guzmán, porque gracias a su bella idea de desviar recursos (públicos) en un mercado mis abuelos hoy se quedaron sin lugar para vender” comentó sarcásticamente, pero visiblemente indignada, en redes sociales Guadalupe Hinojosa, nieta de los abuelitos afectados.

“Muchas felicidades porque su madre ahora anda sin preocupaciones, aún recuerdo cuando los conocí entregando tortillas en una moto todos quemados por el sol y su mamá metida en el molino viendo que todo marche bien, si cada peso que usted se llevó a la bolsa fuera honrado me pararía, le aplaudo y hasta lo defiendo, pero por desgracia ni el mismo Dios le cree (por) tantas aberraciones que usted hace”, expresó la molesta ciudadana.

“Gracias a un muchachito con hambre de poder y dinero me atrevo a decirle esto; mis abuelos no necesitan de la lástima de nadie y hoy gracias a su ejemplo no soy una porquería ni un parásito de ciudadana”, finalizó la inconforme.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *