La reserva Cienágas y Manglares de la Costa Norte del Estado recibe la distinción Ramsar

Progreso.- En el marco del Día Mundial de los Humedales, la Reserva Ciénagas y Manglares de la Costa Norte de Yucatán (CYMCNY) recibió la distinción internacional Ramsar, que se otorga a sitios de este tipo con importancia mundial, resultado de las labores de preservación y fortalecimiento que impulsa el Gobernador Mauricio Vila Dosal.

Desde Progreso, el comisionado Nacional de Áreas Naturales Protegidas de México, Humberto Adán Peña Fuentes, entregó a la titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS) estatal, Sayda Rodriguez Gómez, la placa conmemorativa y el documento que certifica a la CYMCNY como un nuevo espacio Ramsar para la entidad.

“En México, nos hemos dedicado a asegurar que la conservación de los humedales sea con un enfoque comunitario y participativo, con beneficios sociales justos y corresponsabilidad del Gobierno hacia las comunidades, reconociendo sus acciones diarias como guardianas y guardianes de la naturaleza”, expresó el funcionario.

Para febrero de 2019, la administración estatal envió a la Convención sobre los Humedales la información necesaria, para que dicha Reserva se una a la lista Ramsar, que busca crear y mantener una red internacional de estos lugares, para reforzar la protección de la diversidad biológica global y el sustento de la vida humana.

Según los Criterios para la Identificación de Humedales de Importancia Internacional, se analizó el espacio, en términos de biodiversidad e impacto socioeconómico para la región, y se sumó a otros del territorio que ya tienen este distintivo, desde 2009 o más atrás, como Celestún, Ría Lagartos, El Palmar y Dzilam, con lo que se logró certificar a toda la costa local.

“Que ecosistemas tan importantes como los de la reserva CYMCNY sean reconocidos mundialmente es un motivo de orgullo para el estado; sin embargo, este nombramiento también representa un reto y un compromiso, para establecer cada vez más y mejores acciones para proteger estos recursos naturales, de los cuales dependemos para vivir”, puntualizó la funcionaria.

La región cuenta con una superficie de 54 mil 776.72 hectáreas y se ubica entre los municipios de Hunucmá, Ucú, Progreso, Ixil, Motul, Dzemul, Telchac, Sinanché, Yobaín, Dzidzantún y Dzilam de Bravo; se le decretó como Reserva Ecológica Estatal, el 19 de marzo del 2010, por ser prioritaria para la conservación de ecosistemas.

Posee variedad de ambientes, incluyendo duna costera, petenes y pastizales, selva baja inundable y cuatro tipos de mangle, lo que permite albergar y alimentar a miles de especies de fauna silvestre, entre aves, peces, mamíferos y reptiles. Además, es de alta importancia económica y social, al ser fuente de sustento de miles de familias, que se dedican a la pesca o el turismo sustentable.

Ahí, se promueve el desarrollo regional, con la ayuda asociaciones civiles y centros de investigación, a través de obras de restauración, conservación y manejo de ecosistemas, que aseguran la calidad de vida de la población, disminuyen la vulnerabilidad ambiental, promueven la recuperación de la biodiversidad, protegen la barra arenosa y permiten la creación de alternativas laborales.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.