Josema y Mardoqueo; “Qué somos ¿payasos o políticos?”

Creo que alguien, anda confundiendo ser protagonista con intentar figurar como buen político.

Por Aquilesvoy Tinal

Nuestros queridos regidores y pseudopolíticos están haciendo una fiel competencia para saber quién es más payaso y, la verdad, es que ambos se dan de aletazos pues todos los días se esfuerzan para dar de que hablar, tanto en redes sociales como en la vida pública porque, a lo mejor, se les ha olvidado que son servidores públicos y por esa razón se encuentran ante el ojo de la sociedad y la opinión pública y publicada y cada una de sus acciones son señaladas. Lástima que estos personajes han hecho más cosas malas que buenas.

El uno, Mardoqueo, posteando en redes sociales indirectas para el alcalde de Umán, disque reprobando las acciones que éste hace al lucrar con la necesidad y aprovechar para sacarse las fotos. Lo único que hace, nuestro personaje del bastón, con todo respeto, es quedar como un ser ridículo y sin escrúpulos pues, con esto, nos queda claro que está más pendiente de la vida de los demás que de lo que él hace. A lo mejor y piensa que política es tirar tierra al otro en la cara, cuando se encuentra más embarrado él mismo.

El “secre municipal” está tantito peor. Desde que lo engañaron diciendo que sería candidato para la alcaldía de la ciudad por el PAN, se la ha pasado cometiendo error tras error. Y no estamos hablando de dejar mal a su repartidor, no, nos referimos a que él es quien ha sido testigo fiel de todos las tranzas de su jefe, el alcalde Freddy Ruz Guzmán, además, se habla de una alianza con Castillo, unos de los caciques políticos de la ciudad. Y eso que aún no mencionamos toda la tiradera de aceite que cada uno hace. Sin embargo, José Manuel es quien mayo esfuerzo hace para quedar como un farol. Antes sí se le veía en fotos, pero esto era cuando lo mandaban siempre en representación de Freddy a los eventos, ahora, con página pública propia, fotos mal planeadas y un sin fin de auto propaganda que, lejos de quedar bien, igual se ve ridículo.

Lo que estos dos regidores tienen en común es la enfermedad por la ambición de poder y de dinero, están peor que los demás. Pues, así como que se diga “que trabajo han hecho como regidores”, la verdad es que no. Cada uno, lo único está haciendo es buscar un lugar, de nuevo, en el ayuntamiento de Umán, pues se han dado cuenta que estar ahí, para los que tienen la mente podrida como ellos, es la manera más fácil de ganar dinero y un falso “estatus”. Se les ha olvidado también, que todo ello es temporal, sobre todo para aquellos como nuestros dos amigos mencionados. Mientras tanto, no matemos su emoción de tener el protagonismo que tanto desean tener.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *