Gaspar Ventura y Juan Antonio Puc engañan a los vecinos de los Fracc. San Lorenzo y Granjas Futura

Lo más grave de todo este asunto es que los vecinos de esos fraccionamientos están en total estado de indefensión, pues ellos creen que “Venturita” y el “Gato” de verdad clausuraron esa obra y, por lo tanto, no han iniciado acciones legales, cómo lo hicieron los vecinos de La Trinchera, para, de verdad, detener la construcción de una gasera en ese sitio.

Por Consejo Editorial

Una vez más, las autoridades umanenses se aprovechan que la gran mayoría de los ciudadanos desconocen sus derechos, las Leyes y los Reglamentos para darles atole con el dedo y engañarlos. El descontento que en días pasados se originó después de que la empresa Gas Imperial anunciará que próximamente abriría una gasera en un terreno ubicado justo en medio de los fraccionamientos San Lorenzo y Granjas Futura, fue aprovechado por Gaspar Ventura, “Venturita”. El elegido de Freddy Ruz les prometió a los molestos vecinos que clausuraría la obra e inmediatamente realizó una llamada frente a ellos. Ni tardo ni perezoso, el director de protección civil se apersonó al lugar del conflicto y se encargó de poner cintas amarillas, pegar un oficio e informarle a la gente del lugar que, gracias a la oportuna llamada de “Venturita”, el lugar la estaba clausurado por lo ya podían dormir tranquilos.
Lo malo de todo esto es que esa obra ni está clausurada y tampoco existe impedimento legal alguno para que se continúe. Dicho de otra manera: “Venturita” y el Gato” les vieron la cara a los vecinos de San Lorenzo y Granjas Futura y les dieron atole con el dedo.

Lo que ni Gaspar Ventura, ni Antonio Puc les dijeron a los inconformes que ese oficio no es una clausura, sino una simple solicitud sin valor legal alguno con la que, incluso, los de Gas Imperial se pueden limpiar el culo sin más consecuencias que mancharse el trasero con la tinta.
Al igual que las tristemente celebres cartas de vecindad, este “documento” pegado por el “Gato” no tiene ningún sustento legal pues en el escrito no se motiva ni fundamenta ese acto de autoridad. ¿Qué Código, Ley o Reglamento faculta a la dirección de protección civil para realizar esa petición? ¿Qué artículos, y sus fracciones, aplican para tal caso? Es más, ese oficio ni siquiera contiene un emplazamiento que obligue a Gas Imperial a responder en un plazo determinado y mucho menos un apercibimiento de las medidas legales que se tomarán si a esa empresa no le da la gana responder. Incluso, los de Gas Imperial pueden romper ese oficio y quitar esas cintas amarillas sin que les suceda nada pues tampoco el oficio de marras les advierte las consecuencias legales que vendrán si violentan esas cintas.

Por otro lado ¿desde cuándo una solicitud de ese tipo, que se supone legal, se deja simplemente pegada con cinta adhesiva y al “ahí se va” en la vía pública, donde cualquiera que pase puede arrancarla? Gas Imperial puede argumentar, con toda la razón legal a su favor, que ellos ni enterados están pues no hay un acuse de recibo que documente que, efectivamente, sí se les entregó dicho oficio por parte de las autoridades.

Lo más grave de todo este asunto es que los vecinos de esos fraccionamientos están en total estado de indefensión, pues ellos creen que “Venturita” y el “Gato” de verdad clausuraron esa obra y, por lo tanto, no han iniciado acciones legales, cómo lo hicieron los vecinos de La Trinchera, para, de verdad, detener la construcción de una gasera en ese sitio. Iniciar esas acciones legales es decisión de los ciudadanos, ellos sabrán si asumen o no esa responsabilidad, pero lo que sí les debe quedar muy claro a todos es que fueron engañados y no hay, hasta ahora, ningún impedimento legal para que Gas Imperial pueda continuar lo que ahí pretende hacer. Es cuánto.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *