Gaspar Ventura Polanco, alcalde de Umán: mal y de malas

Por Fernando A. Toledo y Rivadeneyra

Tan mal y tan de malas está el alcalde umanense, “Venturita”, que lo mejor que le pudiera pasar es que le lloviera sobre mojado. Su administración aun no logra apagar el fuego del basurero y el del descontento social cuando ya enfrenta otra quemazón, esta vez en los terrenos del rastro municipal. Ahora son los vecinos de los fraccionamientos Bosques de Umán, Camino Real y la Trinchera quienes se encuentran molestos ya que desde las 10 de la mañana del día hoy, sábado 27, empezó a quemarse el monte dentro del rastro y hasta las 2 de la tarde, momento de redactar esta nota, no hay ninguna autoridad que se haga presente. ¿Después de cuatro horas, dónde está protección civil?

Tal parece que Polanco Cisneros no entiende que el problema no es que se queme o el basurero municipal o el monte detrás del rastro. No. El problema es que una vez que apagan el fuego, cuando lo llegan a apagar, dan el problema por resuelto… hasta que otro fuego se inicia de nuevo.

¿Cómo es posible que protección civil no haya instaurado procedimientos operativos para estos casos? Lo peor de todo ¿existen procedimientos de control de incendios y de desalojo de personas en las oficinas públicas? Hasta ahora no hemos lamentado pérdidas humanas, aunque si graves afecciones por la contaminación generada por el incendio de basurero, pero ¿qué pasaría si se ocasiona un incendio en palacio municipal? ¿Hay extintores en los puntos adecuados? ¿La gente que ahí trabaja, sabe usarlos? ¿Quiénes son los responsables de actuar al momento si ocurriese un siniestro como el que estoy suponiendo?

“Venturita” se queja y llora amargamente argumentando que criticamos con suma facilidad sin proponer nada. Tal que parece que él es que no entiende: nuestra crítica y la crítica ciudadana le muestra al alcalde las áreas de oportunidad, pero de él depende darles solución o no. Los criticones, cómo yo, le hacemos ver que cada vez que hay un incendio la respuesta por parte de su administración es muy lenta y torpe. No está en mí mejorar eso, solo hacérselo ver. Quien tiene que poner a trabajar los directores del ayuntamiento y a las personas responsables es Gaspar. El sabrá si sigue desperdiciando su tiempo culpando a otros o creando soluciones, no para apagar fuegos, sino para evitar que estos se propaguen.
Es cuánto.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.