Gaspar Ventura: la facilidad con la que miente

Si durante seis años el municipio no recibió atención ¿dónde están los recursos que se debieron haber destinado para ello? Si nada se hizo, entonces nada se gastó ¿por qué “Venturita” nos dice ahora que no hay dinero para reparar calles?

Por Fernando A. Toledo y Rivadeneyra

El grado de cinismo con el que “Venturita” miente a los umanenses es proporcional al grado en el que los mismo umanenses han normalizado el hecho que los alcaldes mientan. Que se compruebe y se exponga públicamente que un alcalde haya mentido durante su campaña política tal parece que no causa indignación. Tan normal se ha hecho la mentira, que “Venturita” ni se sonroja, y muchos menos se avergüenza, cuando se le exhibe públicamente en el vídeo del “debate” comprometiéndose a realizar cosas que él sabía, de antemano, que no iba a hacer.
Es verdad que alcaldes priistas también le mintieron a los umanenses, pero ninguno de ellos llegó al grado de desvergüenza y cinismo de Freddy Ruz Guzmán y, ahora, Gaspar Polanco. En “Venturita”, tal es su desfachatez que, cuando se le exhibe en sus mentiras, en lugar de disculparse con los umanenses culpa a otros para no hacerse responsable de sus propias palabras.

Ya fastidia tener que recordarle, un día sí y al otro también, que él se comprometió a un programa emergente de bacheo 24/7; a transmitir públicamente cada una de las sesiones de cabildo; a realizar una auditoría profunda y seria a la administración pasada… Presumió mucha experiencia y resultados durante el mentado “debate” y aseguró que conocía perfectamente bien todos los problemas y carencias del municipio. Él lo dijo y está grabado en un vídeo.
Ahora ya le “vendió” a la ciudadanía que rescatar las casetas de policía resolverá el caso de la inseguridad en Umán. Para empezar, el problema de la inseguridad en el municipio no son las casetas abandonadas, aunque sí contribuyen a ello, sino una corporación policiaca maleada, mal preparada y sin conocimiento de las leyes.
¿Qué se puede esperar de una institución que es usada, a su antojo, por la dirección de transporte para amedrentar ilegalmente a los mototaxistas que no se cuadren con los líderes que le lamen las bolas al alcalde en turno? ¿Para eso van a servir las casetas? ¿Cómo retenes?

Los dichos y los actos de Ventura han demostrado, hasta ahora, que su lengua es mucho más larga que sus acciones: por un lado, admite que le entregaron un municipio desatendido y en ruinas, pero, por el otro lado, les da impunidad a los culpables pues no los llama a rendir cuentas ante quienes son los afectados; la sociedad umanense. Si durante seis años el municipio no recibió atención ¿dónde están los recursos que se debieron haber destinado para ello? Si nada se hizo, entonces nada se gastó ¿por qué “Venturita” nos dice ahora que no hay dinero para reparar calles? Bueno, a Gaspar no le queda dinero ni para comprar suficiente pintura para pintar las casetas de policía abandonadas. Y eso que presume que las está rescatando… aunque las imágenes que aquí compartimos demuestren otra cosa. Total, como dije líneas arriba ¡qué más da otra mentirilla cuando ya Freddy y Gaspar han dicho tantas y el pueblo todavía se las traga!
Es cuánto.

Share

One Comment

  1. Raúl Jose ku Reply

    Y dónde estan las sociedades civiles para que apoyen con sus marchas y plantones frente al municipio para sean expuestos e inviten a los periodos y youtubers independientes para ejercer presión social .ya basta de tanto silencio en uman no debe de ser más una sociedad agachada y esperando que otros hagan algo por ellos. Propongan un juicio político a Fredy Ruz es una ratota y también su familia.bote para los ladrones y corruptos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *